Descartan afectaciones a reforma financiera por desacuerdos políticos

El retraso en la presentación de la iniciativa de reforma financiera no tendrá ninguna consecuencia para el país, pues se trata de desacuerdos políticos, aseveró el presidente ejecutivo de la Asociación de Bancos de México (ABM), Luis Robles Miaja.

"El retraso no tiene ninguna consecuencia. Retrasarlo unos días es un tema muy, muy menor. Ni hay retraso ni hay desacuerdo" entre las fuerzas políticas, sostuvo en conferencia de prensa.

En el marco de los trabajos de la 76 Convención Bancaria "Redefinición de las oportunidades de crecimiento en México", Robles Miaja afirmó que el desacuerdo entre los partidos no es sobre la reforma, sino por cuestiones políticas ajenas al Pacto por México.

Subrayó que hasta el momento las principales fuerzas políticas del país, en especial los partidos Acción Nacional (PAN) y de la Revolución Democrática (PRD), están de acuerdo sin ninguna duda con el contenido de la reforma.

Realmente la razón del retraso en la presentación de la iniciativa se debió a consideraciones políticas totalmente ajenas, insistió el directivo.

Refirió que de acuerdo con la reunión sostenida este miércoles entre la Secretaría de Gobernación y las tres principales fuerzas políticas del país, se ratificó su compromiso por el Pacto por México.

De ahí, reiteró, el retraso de dicha presentación no tiene ninguna consecuencia, ya que el periodo legislativo concluye el próximo 30 de abril y no se iba a debatir ni aprobar la reforma financiera para dicha fecha, más si se toma en cuenta tantos temas en el Congreso.

Así que "ni hay retraso ni desacuerdo en el fondo de la reforma financiera, y lo único que hubo fueron circunstancias naturales de la vida política nacional de cualquier país", manifestó.

Señaló que los dirigentes del PAN y PRD han expresado su apoyo al contenido de la eventual reforma financiera y que se espera se presente próximamente.

El interés de las autoridades, los partidos políticos y de los agentes económicos, sociales y de la banca es incrementar el crédito en el país y de esa manera lograr un desarrollo sostenido y significativo para que México sea un país más próspero, argumentó.

Añadió que la dinámica de la banca en los últimos años no ha sido precisamente en su zona de confort, falta mucho por hacer, "creo que afirmar que ya hicimos la tarea sería por lo menos mediocre, por lo que hay que reconocer esa carencia".

Por su parte, el presidente de la ABM, Jaime Ruiz Sacristán, pidió a los representantes de los medios de comunicación en cuanto al tema de la reforma financiera "tener un poquito de calma", ya que dada su importancia para el país y carecer de información de la parte oficial en la materia "debe tenerse cuidado" con los comentarios.

En términos reales, expuso, se sabe que la iniciativa está orientada para mejorar la oferta de crédito en el país, pero derivado de que se habla de 800 páginas hay cosas que se estudiarán.