Pide nuncio apostólico rescatar valores desde las aulas en México

El nuncio apostólico de México, Christophe Pierre, declaró que la mayoría de los maestros mexicanos son católicos y como fieles tienen la responsabilidad moral de promover los valores y defender "la luz de la fe", para sacar adelante a México de los males que lo aquejan.

En conferencia de prensa, el representante del Vaticano en México aclaró que no se trata de imponer una religión en las escuelas mexicanas.

"Pero la Iglesia sí tiene entre sus funciones el promover la educación en los valores, como la justicia y la solidaridad con el desprotegido y el rechazo a la violencia", dijo.

Refirió que buena parte de los maestros mexicanos son católicos, y como profesores y católicos "les pedimos que sean primero que nada muy buenos maestros; no se trata de que impongan su fe a los demás, sino hacer con pasión su trabajo y promover los valores que nos ayuden a rescatar al país de la violencia".

A través de ellos, señaló, la iglesia busca hacer llegar a todos los mexicanos el mensaje de amor que dejó Cristo en su paso por el mundo.

"No imponiendo, ni obligando; la iglesia mexicana no pretende sustituir a los profesores, sino que los invita a actuar como buenos católicos para forjar nuevas generaciones comprometidas con la paz y la justicia", agregó el diplomático.

Consideró que rescatar los valores desde las aulas y de ahí hacia la familia es muy importante para evitar, entre otras situaciones, que cada vez sean más las personas que matan a otras por dinero o por cualquier motivo, y en esa sintonía trabaja la iglesia en México.

Christophe Pierre llegó a esta ciudad para participar en el 30 aniversario de la ordenación como sacerdote del arzobispo de Yucatán, Emilio Carlos Berlie Belaunzarán, quien inició su carrera eclesiástica en Tijuana, Baja California.

En la conferencia de prensa también estaba presente el presidente del Comité del Episcopado Mexicano, José Francisco Robles Ortega, el vocero de la Arquidiócesis de Yucatán, Jorge Oscar Herrera Vargas y del arzobispo, quien agradeció la presencia del nuncio.