Evitará Fuerza Pública colombiana bloqueo de manifestantes a vías

El gobierno de Colombia anunció hoy la intervención de la fuerza pública para evitar el bloqueo a carreteras por parte de manifestantes en las protestas que promueven campesinos del Catatumbo y mineros en el país.

El ministro de Defensa, Juan Carlos Pinzón, dijo este miércoles a periodistas que aunque el Estado "respeta la protesta social", la fuerza pública "actuara cuando se vulneren los derechos de los ciudadanos" en los sitios de manifestación.

Advirtió que las autoridades intervendrán cuando sea necesario, para impedir el bloqueo carretero, que en la región del Catatumbo ha generado una escasez de víveres y medicina por 38 días de taponamiento a la red vial.

La misma advertencia fue hecha este miércoles por el viceministro del Transporte, Nicolás Estupiñan, quien anunció que se trabajará en conjunto con la Policía Nacional para evitar que cualquier carretera sea cerrada por los manifestantes.

"Nosotros trabajamos muy de la mano no sólo con la Policía de Tránsito sino también con la Superintendencia de Puertos y Transportes para evitar las vías de hecho y bloqueos que afectan la competitividad del país", aseguró el funcionario.

Tanto los campesinos de la región nororiental del Catatumbo, como los trabajadores vinculados a la actividad minera, han anunciado que mantendrán su presión sobre el gobierno colombiano, para conseguir soluciones a sus demandas.

Mientras los labriegos piden que se suspenda la erradicación de cultivos ilícitos y la declaración del Catatumbo como zona de reserva campesina, los mineros, en paro desde este miércoles, reclaman mejores condiciones para ejercer su actividad.

En un endurecimiento del tono frente a los bloqueos que se presentan en el país, el presidente Juan Manuel Santos advirtió el martes a los líderes de las protestas que no le temblará la mano cuando le toque "actuar con firmeza".

El mandatario defendió los esfuerzos de su gobierno para lograr acuerdos que permitan una salida a las movilizaciones, y tras admitir que se están agotando las vías del diálogo, dejó en claro que no aceptará que se vulnere los derechos de los colombianos.

El cierre de carreteras en el Catatumbo ha derivado en choques con la fuerza pública, los cuales dejan cuatro personas muertas por heridas de bala y más de 50 lesionadas, en su mayoría policías.