Buscan evidencia de peligroso grupo neonazi en formación

Alemania, Suiza y Holanda realizaron una serie de redadas en búsqueda de evidencia sobre grupo armado de extrema derecha, al que identifica como "Comando de Hombres-Lobo" (Werwolf), informó hoy la Fiscalía General alemana en Karlsruhe.

El lobo recuerda al animal preferido por Hitler y los comandos de hombre lobos fueron un alternativa que se planteó el régimen nazi para enviar detrás de las líneas enemigas a estos soldados hacia el final de la Segunda Guerra Mundial.

El operativo incluyó cateó a viviendas, oficinas y en algunas prisiones de reos, vinculados a la extrema derecha, en coordinación policiaca en Suiza y en Holanda.

Durante esta acción policíaca no se llevaron a cabo detenciones y sólo cuatro individuos están en calidad de sospechosos.

Los escuadrones de Werwolf, palabra en alemán que designa a esos "hombres-lobo", fueron comandos de guerrilleros nacionalsocialistas que fueron creados en 1944 casi al final de la Segunda Guerra Mundial por el jefe máximo de la SS, Heinrich Himmler.

Himmler ordenó en septiembre de 1944 la creación de pequeños comandos guerrilleros en las zonas alemanas ocupadas por las tropas aliadas para que llevaran a cabo operaciones de sabotaje detrás de las líneas enemigas.

Los comandos que al parecer están siendo actualmente formados tienen el objetivo de "eliminar el sistema político de la República Federal de Alemania", tal y como dió hoy a conocer la Fiscalía General en Karlsruhe.

En ese contexto, las autoridades estiman que hay la disposición de cometer atentados terroristas de extrema derecha para lograr ese objetivo.

En Alemania, el operativo contó con 50 agentes policíacos tanto de la Oficina Federal de Criminalidad como de las estatales. El objetivo de la acción fue recabar indicios y pruebas sobre eventuales planes para la realización de atentados.

Los estados norteños de Baja Sajonia, Mecklenburg-Vorpommern y Hamburgo fueron escenario de las redadas, mientras que la policía suiza hizo búsquedas en las celdas de la prisión de dos sospechosos.

La policía confiscó computadoras, tarjetas de memoria y los documentos en los apartamentos y oficinas de cuatro personas en los tres países, pero el portavoz dijo que no hay evidencia concreta de un plan de ataque se había encontrado hasta ahora.

Actualmente se lleva a cabo en Alemania un juicio en Munich en contra de un sobreviviente de una célula terrorista que llevaba el nombre de Clandestinidad Neonazi, y que asesintó a nueve extranjeros por xenofobia, ocho de ellos turcos y un griego.

Esa célula terrorista actuó en Alemania del 2000 al 2007 sin ser descubierta.

El caso ha provocado acusaciones de que, a pesar de traumático pasado nazi de Alemania, la policía y en especial de la agencia nacional de inteligencia son ciegos a la militancia de extrema derecha.