Investiga CE legalidad de beneficios concedidos a empresas españolas

La Comisión Europea (CE) abrió hoy una investigación por el sistema español de deducciones fiscales para empresas que adquieran compañías no europeas, pues estima que es incompatible con las normas comunitarias.

El esquema fue declarado ilegal por Bruselas en 2011 por dar a los beneficiarios "una ventaja económica selectiva sobre sus competidores que realicen adquisiciones domésticas".

El gobierno español se comprometió entonces a dejar de aplicarlo, pero a principios de 2012 adoptó una resolución permitiendo deducciones fiscales retroactivas para las adquisiciones directas e indirectas realizadas hasta 2010.

"En esta fase, la Comisión considera que el régimen enmendado puede implicar de nuevo ayudas públicas y tiene dudas sobre la compatibilidad de esta ayuda", explicó en un comunicado el comisario europeo de Competencia, Joaquín Almunia.

Gracias a la iniciativa del gobierno, la compañía española Telefónica podría deducir cerca de cuatro mil millones de euros en varios años a raíz de la compra de la brasileña Vivo, señalaron fuentes diplomáticas.

El sistema de deduciones fiscales beneficiaría igualmente a los bancos BBVA y Santander, y a la compañía eléctrica Iberdrola.

Bruselas ha exigido a España que paralice la aplicación del beneficio durante el curso de la investigación.

De confirmarse su ilegalidad, las empresas beneficiadas deberán reembolsar los beneficios fiscales.

En una decisión paralela, el Ejecutivo europeo ya exigió hoy que los inversores en el sector naval español devuelvan al gobierno ayudas estatales concedidas entre 2007 y 2011 y consideradas ilegales.