Impulsar el crédito, uno de los retos de la banca: Moody´s

La banca en México cuenta con una gran solidez y estabilidad, aunque sigue con el gran reto de aumentar el nivel de crédito a pequeñas y medianas empresas (Pymes), aseguró el analista de bancos de Moody´s, David Olivares Villagómez.

En entrevista con Notimex en marco a la 76 Convención Bancaria, dijo que el sector tiene buenos fundamentales financieros, una fortaleza estructural que permite desarrollar la actividad bancaria y buenas prácticas de mercado, además el marco regulatorio es de los más fuertes en el mundo, ya que se ha hecho la tarea de forma gradual

Sin embargo, el analista de la calificadora destacó que uno de los mayores retos para el sector es el bajo nivel de penetración e intermediación financiera, pues cuando se compara a México con otros países "está muy por debajo".

"Hay causas muy precisas que han hecho que el crédito en México sea aún muy limitado; las empresas mexicanas no demandan mucho crédito bancario, ya que cuentan con más fuentes de financiamiento".

De igual manera, continuó, los bancos han mostrado una actitud bastante conservadora en el otorgamiento de crédito, mientras que el marco legal en cuanto a procesos de adjudicación hace poco atractivo su crecimiento, debido al tiempo que tardan los juicios, ello sin considerar la aparición de nuevas instituciones financieras.

"Cuando uno mira a los bancos que se generaron después de la crisis de 1994, es un segmento que hoy ocupa una participación de mercado mediano o especializado y ha estado creciendo, son franquicias bien establecidas", aseguró.

Expuso que las instituciones de más reciente creación tienen el reto de madurar y demostrar que el modelo de negocio especializado funciona, mientras que los bancos grandes reaccionan con grandes inversiones para atender a mercados más específicos.

El analista de la calificadora no ve un cambio en este escenario, donde los participantes principales operan en un mercado de mayor competencia y una expansión en la base de clientes, y las entidades financieras pequeñas captan nichos desatendidos.