Urgen políticas públicas para asegurar derechos de afrodescendientes

América Latina urge de políticas públicas para asegurar los derechos de los afrodescendientes, cuya mayoría padece discriminación y pobreza que se agravan en el caso de las mujeres, afirmó hoy una alta funcionaria de Naciones Unidas.

"La región requiere una mayor incidencia en las políticas públicas que explícitamente reconozcan a la población afrodescendiente como población objeto de las políticas públicas", dijo a periodistas la secretaria general adjunta de la ONU, la costarricense Rebeca Grynspan.

El tema del empoderamiento de las mujeres y la equidad de género -elementos más rezagados en el cumplimiento de los Objetivos del Milenio fijados a 2015- será debatido este martes y miércoles en la capital panameña con la asistencia de mujeres negras.

El foro "mujeres afrodescendientes y acción política en América Latina" fue inaugurado por Grynspan con llamados a los gobiernos a las propias organizaciones de mujeres negras a trabajar en conjunto para definir políticas de respaldo a esa población más discriminada.

"La población afroamericana enfrenta mucho mayor pobreza, mucho mayores niveles de analfabetismo, de desempleo, y una mayor discriminación racial y si son mujeres, doble", comentó Grynspan, ex vicepresidenta costarricense.

En la reunión auspiciada por el Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo participan liderezas de 17 países de América Latina y representantes de los tres poderes del estado con el fin de elaborar una agenda enfocada en lograr mayor incidencia políticas de las mujeres negras.

De los 600 millones de habitantes de América Latina, 200 millones de ellos son afrodescendientes con una mitad mujeres.

Un informe del PNUD señaló que "las mujeres afrodescendientes aún enfrentan una alta desigualdad con respecto a empleo, salud, educación y acceso a participación política e indicadores de bienestar relativamente más bajos que la población no afrodescendientes".

El reporte destacó la movilización de grupos de mujeres negras para posicionar el tema de la diversidad cultural y social en el debate de los movimientos de mujeres para "rescatar una identidad que reconozca la diversidad étnico-racial y la igualdad de derechos entre hombres y mujeres".

Aunque los estudios son escasos se conoce que "en los estamentos políticos la población afrodescendiente se encuentra subrepresentada en todos los países en relación con el tamaño de su población pero las mujeres se encuentran aún mas subrepresentadas".

En Brasil en 2010 había 44 diputados negros para el periodo 2010-214 de un total de 514, el 9.0 por ciento de la población.

Otro de los problemas para la comunidad es la falta de visión con países donde existen escasos datos estadísticos sobre esa población como Argentina o Chile.

"Hay que reconocer el racismo que todavía persiste de manera importante en Latinoamérica", indicó Grynspan.

La también administradora asociada del PNUD señaló que América Latina registrado avances en el cumplimiento de las metas de milenio e incluso advirtió que ha demostrado que la desigualdad se puede convertir, en una de las regiones más inequitativas del mundo.

"Como la región era la más desigual del mundo siempre se dijo que la desigualdad no se podía combatir y ha demostrado que es importante la acción del estado junto con la sociedad y para eso no hay que ir contra el sector privado", advirtió.

De todos modos señaló que debe acelerarse las políticas públicas para trabajar en lo relativo al empoderamiento de las mujeres y la inequidad, reflejada en altas tasas de maternidad.