Crece tensión en Colombia tras ruptura de diálogo con manifestantes

Los campesinos colombianos que mantienen sitiada desde hace 37 días la región del Catatumbo responsabilizaron hoy al gobierno de lo que pueda ocurrir en la zona tras el fracaso, anoche, de las negociaciones.

Eugenio Guerrero, uno de los líderes de las protestas sociales, dijo este martes a periodistas que, tras la ruptura de las conversaciones, seguirán con el bloqueo carretero, lo que derivó en las últimas semanas en choques con la fuerza pública.

Los enfrentamientos entre manifestantes y uniformados en esa zona del nororiente colombiano dejan cuatro personas muertas por heridas de bala y más de 50 lesionadas, la mayoría policías, por la activación de explosivos.

"Nosotros hacemos una declaración pública al gobierno de que corre bajo su responsabilidad lo que les pueda ocurrir a nuestros campesinos; no queremos un muerto más, no queremos más heridos", advirtió Guerrero este martes.

Anunció que seguirán en las carreteras de la región del Catatumbo "dispuestos a enfrentarnos a las consecuencias, a lo que venga", hasta que el gobierno del presidente colombiano Juan Manuel Santos otorgue una solución a sus demandas sociales.

Los campesinos exigen la suspensión de la erradicación de cultivos de coca en el área, la implementación de proyectos alternativos y la declaratoria del Catatumbo como zona de reserva campesina con estímulos económicos para el campo.

Ante la falta de acuerdos para poner fin al movimiento, los líderes de las protestas abandonaron la noche del lunes la mesa de diálogo, en la localidad de Tibú, luego de más de tres horas de reunión con el vicepresidente colombiano Angelino Garzón.

Mientras el gobierno pidió el despeje total de las vías para negociar, ante la crisis humanitaria que enfrenta la población por los bloqueos, los campesinos accedieron solo a un desbloqueo parcial, lo que llevó a la ruptura del diálogo.

"Hemos puesto como una única condición para continuar con la negociación sobre todos los temas que se han planteado en la mesa terminar con el bloqueo a la población por razones humanitarias, alimentarias y educativas", indicó Garzón.