Pide campesino a FARC decir verdad sobre caso de niño Emmanuel

El campesino colombiano José Crisanto Gómez, condenado a 33 años de cárcel por cuidar al hijo de la ex rehén Clara Rojas, pidió hoy a los negociadores de las FARC que certifiquen que él actuó por presión del grupo rebelde.

En declaraciones a periodistas, Gómez aseguró que él nunca fue integrante de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) y dijo desconocer que el niño Emmanuel fuera el hijo de Rojas, quien fue secuestrada por el grupo rebelde.

"Las FARC tenían el control de la zona y me obligaron a cuidar al niño, que estaba enfermo. Yo lo hice como un acto humanitario", afirmó Gómez, quien aseguró que fue declarado objetivo militar por el grupo guerrillero.

El Tribunal Superior de la ciudad sureña de Villavicencio condenó el miércoles pasado a Gómez a 33 años de prisión, como coautor de los delitos de secuestro extorsivo agravado, rebelión, fraude procesal y falso testimonio.

El máximo tribunal ordenó la captura del campesino, quien se encuentra en libertad desde abril de 2012, cuando un juez lo absolvió por el plagio de Emmanuel, hijo de Rojas, que nació durante el cautiverio de su madre.

El niño permaneció durante ocho meses con su madre en un campamento de las FARC, pero luego fue apartado de Rojas y entregado a Gómez, en el caserío de El Retorno, para que lo cuidara.

Gómez pidió a los negociadores de las FARC que participan en Cuba en los diálogos de paz con el gobierno colombiano que "digan toda la verdad sobre el caso del niño de Clara Rojas. Qué digan si yo fui o no integrante de la organización insurgente".