Advierte OCDE de riesgo de aumento en desempleo estructural en España

La OCDE advirtió hoy a España del riesgo de que el desempleo de larga duración contribuya a aumentar el desempleo estructural luego de que alcanzó el 47 por ciento de todos los desocupados del país en el cuarto trimestre de 2012.

De acuerdo a la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), hace cinco años el porcentaje de españoles que carecían de un trabajo por más de 12 meses era de 19.1 por ciento.

"Este enorme incremento es un motivo de preocupación, dado que será más difícil para estos desempleados volver a encontrar trabajo", señaló la organización multilateral con sede en París en su informe de Perspectivas sobre el Empleo, publicado este martes.

"Pueden depreciarse sus habilidades y perder motivación, conllevando un incremento en el desempleo estructural que será difícil de deshacer", agregó el documento respecto a los desempleados de larga duración en España.

De acuerdo a la OCDE, el número de trabajadores que han desistido a buscar un empleo ha aumentado tras un periodo prolongado con alto nivel de desocupación.

España tiene el segundo mayor nivel de desempleo entre los 34 miembros de la organización, de 26.9 por ciento en mayo pasado, sólo por detrás de Grecia, con una tasa de 27 por ciento.

La situación seguirá empeorando hasta finales de 2014, cuando la desocupación entre los españoles se elevará a 27.8 por ciento y entre los griegos a 28.2 por ciento.

Ambos países contrastan con la media de la OCDE, que pasará 8.0 por ciento actual al 7.8 por ciento al terminar el año próximo.

El informe destaca, igualmente, el "alarmante" nivel de desocupación entre los jóvenes españoles, de 55 por ciento, sólo inferior al 60 por ciento registrado en Grecia.

En paralelo, la proporción de jóvenes que trabajan en España se ha reducido 21 puntos porcentuales desde el inicio de la crisis, en 2007, mientras que la proporción de "ninis" (que ni estudian ni trabajan) ha subido siete puntos.

"La juventud en esta situación es particularmente vulnerable a que esta situación prolongada de desempleo o inactividad afecte negativamente toda su vida laboral futura", alerta la OCDE.

La organización también afirma que la reciente reforma laboral implementada por el gobierno conservador de Mariano Rajoy "ha reducido de forma significativa la rigidez de la legislación laboral, al alinearla al promedio de la OCDE con respecto a la protección de los trabajadores con contrato indefinido contra un despido individual y colectivo".

Como resultado, "debería aumentar la movilidad laboral y estimular la productividad laboral y la creación de empleo cuando se recupere el crecimiento económico", sostiene.

"Si estas reformas se aplican plenamente, pueden favorecer un mercado de trabajo más incluyente y un mejor reparto de los recursos con una mejora de la productividad", añade el informe.