Se cumplen 30 años sin Pablo O'Higgins

A 30 años de la muerte del destacado artista de origen estadounidense Pablo O'Higgins, que se cumplen mañana, es recordado como uno de los pintores y muralistas más prominentes y como parte de los fundadores el Salón de la Plástica Mexicana.

Amigo y colaborador de grandes creadores tales como Diego Rivera y José Clemente Orozco, O'Higgins fue cautivado por la herencia artística de los mexicanos y desde mediados de la década de 1920 y hasta poco antes de su muerte, realizó una extensa obra, que lo sitúan como uno de los artistas más destacados del siglo XX.

De acuerdo con la biografía del artista disponible en el portal "discursovisual.cenart.gob.mx", Pablo O'Higgins nació en Salt Lake City, Utah, Estados Unidos, el 1 de marzo de 1904.

En 1922 ingresó a la Academia de Arte de San Diego, donde permaneció sólo dos semanas pues estaba en desacuerdo con el método de enseñanza.

Tiempo después montó un estudio independiente con el pintor mexicano Miguel Foncerrada y el estadounidense Kenneth Slaughter.

Participó como ilustrador, al lado de José Clemente Orozco (1883-1949) y de Carlos Mérida (1891-1984), en la revista "Mexican Folkways", dirigida por la estadounidense Frances Toor (1890-1956), en 1926.

Llegó a México cuando tenía 20 años y tuvo contacto con Diego Rivera (1886-1957), de quien se convirtió en ayudante de sus obras murales en la Secretaría de Educación Pública (SEP) y en la capilla de la entonces Escuela de Agricultura de Chapingo.

A partir de entonces, comenzó a desarrollar, como algunos artistas de su generación, una obra personal de plena identificación con la historia y tradiciones de México, las cuales lo cautivaron.

En 1928 se incorporó como misionero cultural, por parte de SEP y trabajó en distintas regiones de Hidalgo, Zacatecas y Durango.

De su participación con organizaciones de artistas, destacó como miembro fundador de la Liga de Escritores y Artistas Revolucionarios y del Taller de Gráfica Popular, en las que desarrolló una importante producción gráfica.

Realizó, además, 15 obras murales que se encuentran en los estados de México, Durango, Michoacán, Veracruz y la Ciudad de México, así como en los estados estadounidenses: Seattle, Washington, y en Honolulu, en Hawái.

Naturalizado mexicano en 1961, su obra ofrece una reflexión de la historia mexicana, pero también de acontecimientos sociales de su tiempo en México, Latinoamérica y Europa, por lo que tiene un profundo sentido social indisoluble de su vida personal.

En 1970 ilustró la portada de la revista "Solidaridad" del Sindicato de Trabajadores Electricistas de la República Mexicana (SUTERM). En ella, Emiliano Zapata (1879-1919) y Ricardo Flores Magón (1873-1922) se estrechan la mano para simbolizar la alianza entre campesinos y obreros.

Pablo O'Higgins murió en la Ciudad de México el 16 de julio de 1983. A partir de entonces, se han realizado una serie de actividades divulgadoras de su obra como exposiciones y publicaciones, en la mayoría de las cuales está el impulso perseverante de su esposa.