Pide obispo mesas para resolver conflictos indígenas en Chiapas

El obispo Felipe Arizmendi pidió a las autoridades estatales instalar mesas de diálogo, con el objeto de resolver los problemas de apariencia religiosa que se presentan en comunidades indígenas.

En entrevista tras concluir la misa dominical, el prelado planteó la necesidad de "ir más al fondo en la cuestión y no presentar como intolerancia religiosa lo que es un problema agrario o de otra índole".

Además, indicó que los pueblos indígenas son muy celosos de cuidar la unidad comunitaria, y cuando hay alguna diferencia la consideran una amenaza a su unidad tradicional.

El caso más reciente es el de Los Llanos, de este municipio, donde el pasado 25 de junio intentaron regresar algunas familias, 31 personas en total, que habían sido desplazadas, sin alcanzar antes un acuerdo sobre los motivos de la expulsión que aconteció en 2010, refirió.

Por lo anterior, insistió, "es urgente que se sigan estableciendo mesas de diálogo, para aclarar lo necesario, pues sin verdad no puede haber justicia".

Apuntó que "a nadie se debe expulsar de su casa y de su comunidad sólo por confesar una fe distinta a la de la mayoría, pero los disidentes deben respetar los acuerdos comunitarios y ejidales, siempre y cuando éstos sean conformes a las leyes".