Conforme al calendario ejercicio de presupuesto en primer semestre

La Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) aseguró que el presupuesto se ha ejercido conforme al calendario establecido para el primer semestre del año, ya que se ha gastado 99.1 por ciento y sólo está pendiente 0.9 por ciento.

En el Informe Semanal de su Vocería, destaca que el gobierno de la República ha establecido el compromiso de ser un actor responsable y serio, que ejerza el presupuesto con la mayor eficiencia y responsabilidad en beneficio de todos.

Con cifras preliminares, al cierre del primer semestre de 2013, las dependencias del gobierno federal han ejercido 99.1 por ciento de su presupuesto programado, equivalente a 437.9 mil millones de pesos, de los 441.8 mil millones programados para dicho periodo.

Así, el importe pendiente de ejercer en los primeros seis meses del presente año representa 0.9 por ciento del presupuesto programado, equivalente a 3.9 mil millones de pesos, expuso la dependencia federal.

Compara que este monto es 40 por ciento inferior en términos reales al saldo del subejercicio reportado en el primer semestre de 2012 y 80 por ciento inferior en términos reales respecto al subejercicio del primer semestre de la pasada administración.

Con este gasto se ha ejercido el presupuesto conforme al calendario establecido para el primer semestre del año, destaca en la nota informativa titulada "Por un esquema más eficiente de contrataciones públicas en nuestro país".

Precisa que como parte del gasto, en 2013 el gobierno de la República dedicará 365.1 mil millones de pesos, es decir, más de mil millones de pesos diarios en adquisiciones, arrendamientos y servicios.

Las contrataciones públicas tienen cada vez una mayor participación en las diversas economías del mundo, al alcanzar en promedio 13 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB) en los países miembros de la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económicos (OCDE).

En México, las contrataciones públicas representan de 7.0 a 8.0 por ciento del PIB, refiere la Secretaría de Hacienda.

Asimismo, en México las contrataciones públicas, como porcentaje del gasto público total, representan aproximadamente 26 por ciento, cuando el promedio de los países de la OCDE es de 29 por ciento.

Por ello, resulta decisivo que los sistemas de compras gubernamentales sean económicamente eficientes, a la vez que garanticen la calidad de los bienes o servicios que con ellos se brindan.

El gobierno federal presentó el pasado 8 de julio la nueva Estrategia de Contratación Pública, con los objetivos de mantener el ritmo de crecimiento de la economía con un mejor gasto gubernamental.

Además, acelerar las contrataciones públicas y asegurar que éstas se realicen bajo los principios de imparcialidad, honradez, economía, eficiencia, transparencia y rendición de cuentas, y obtener el máximo beneficio en el mediano y largo plazos en la adquisición de bienes y servicios.

También, promover la sana competencia al incorporar cada vez más proveedores nacionales; fortalecer la creación de micro, pequeñas y medianas empresas con empleos de calidad, e incrementar el aprovechamiento de las reservas permanentes de compras públicas negociadas en los tratados de libre comercio.

La Estrategia de Contratación Pública promueve además el uso de mecanismos innovadores de contratación como licitaciones electrónicas, contratos marcos, compras consolidadas y subastas en reversa. Se estima que esta Estrategia acelerará la contratación de al menos 85 mil millones de pesos, refiere la SHCP.

Resalta que las compras y contrataciones públicas constituyen una oportunidad para promover la creación de nuevas empresas, fuentes de empleo e inversiones.

Por ello, señala, el gobierno federal está decidido a incrementar el impacto positivo de las compras gubernamentales en la economía, como medio para lograr un crecimiento sostenido y generar empleos de calidad.

La dependencia federal añade que con la Estrategia de Contratación Pública, el gobierno reafirma su compromiso de ser un actor económico responsable con acciones de innovación en las políticas públicas, modernización de instituciones e impulso de reformas transformadoras para lograr un México Próspero, en beneficio de las familias mexicanas.