Va Nafin por cumplimiento de metas con innovación de productos

Nacional Financiera (Nafin) está lista para lanzar la segunda subasta de garantías y líneas de crédito, y prepara lo que será su primer programa de financiamiento de equipamiento en favor de la pequeña y mediana empresa (Pymes), adelantó su director general, Jacques Rogozinski Schtulman.

En entrevista con Notimex, refirió que la primera subasta realizada bajo el nuevo esquema, en donde se logró una reducción de tasas de interés de 20 por ciento en promedio y se subastaron cinco mil millones de pesos, fue una prueba piloto.

Comentó que se realizará en este mes la segunda subasta por un monto cinco veces mayor, es decir, que esta será por alrededor de 25 mil millones de pesos, recursos que se espera beneficien a más de 50 mil empresas.

"Esta subasta será más masiva y con cantidades mucho más fuertes. Va a ser una mezcla, no solo de inclusión, sino también de baja de tasas y en donde también se apriete más", a favor ahora de las micro, pequeñas y medianas empresas (MiPymes), manifestó.

Rogozinski Schtulman adelantó que también se trabaja en la creación de un programa para financiar equipamiento de mediano plazo, es decir, de cuatro a cinco años o más, y que se espera esté listo para el tercer trimestre de este año.

Detalló que la idea es crear una especie de tarjeta de crédito que se pueda utilizar solo para equipamiento, de tal manera que si se quisiera utilizar para comprar ropa y pagar una comida, la operación no sea aprobada.

Sería claramente establecido para el tipo de negocio que se trate, así que si se tiene una fonda y se requiere comprar estufas industriales o demás, esa tarjeta tendrá una lista de posibles proveedores y ahí si va a pasar la operación con la tarjeta, agregó.

Al igual que con el nuevo esquema de subastas, el programa de equipamiento, se hará a través de las instituciones financieras para cumplir con el objetivo de ser instituciones complementarias y sustituir las fallas de mercado existentes, aclaró el directivo.

Destacó que con este tipo de innovaciones, es que la banca de desarrollo podrá alcanzar la meta "ambiciosa" para este sector por parte de la administración del presidente Enrique Peña Nieto.

Rogozinski Schtulman señaló que en el caso de Nafin, se cuenta con la solidez para hacer lo que le corresponde al contar con un Índice de Capitalización (ICAP) de más del 16.5 por ciento, superior al 10.5 por ciento de Basilea III.

Así como un nivel de cartera vencida muy bajo, lo que da a la institución de fomento un gran potencial para crecer y más ahora que se privilegiará la toma de riesgo responsable sobre el mantenimiento del capital.

"Dada la situación actual en la que nos encontramos, sentimos que las metas que nos está instruyendo el Presidente son realizables", manifestó.

Y en el cumplimiento de sus funciones como banca de desarrollo, dijo, Nafin trabajará con la banca comercial e intermediarios financieros no bancarios como socios.

Y es que, subrayó, el banco apoya a que el riesgo de la instituciones financiera disminuya a través del esquema de garantías para que ellos estén dispuestos a otorgar mayor crédito, y con ello lograr una mayor inclusión.