Regresa Bancomext más fuerte tras superar tema de fusión

El mandato de esta administración es acabar con la idea de fusionar a Nafin con Bancomext, así que el Banco Nacional de Comercio Exterior está de regreso y con el objetivo de hacer las veces de un Eximbank mexicano, aseveró su director general, Enrique de la Madrid Cordero.

Hace seis años había aún la intención de juntar Nacional Financiera (Nafin) y Bancomext, lo que ocasionó que en el imaginario de la gente perdiera presencia y ánimo al interior.

Pero en realidad, Bancomext es un banco sólido, con un capital por 12 mil millones de pesos, un Índice de Capital (ICAP) del 15 por ciento y un Índice de Cartera Vencida (IMOR) menor al 1.0 por ciento, destacó De la Madrid Cordero en entrevista con Notimex.

Además, dijo, de 2008 a la fecha su cartera ha crecido mucho, ya que con la crisis financiera y la contingencia por la influenza A H1N1, el banco apoyó muchos sectores como el automotriz -como el crédito a Chrysler por 400 millones de dólares para su planta en Saltillo-, al hotelero y al de aviación.

Para el director general de Bancomext, la idea es que la banca de desarrollo se convierta en un motor de la economía, toda vez que el financiamiento es una parte importante para ello.

Y es que, señaló, se reconoce que el financiamiento respecto del Producto Interno Bruto (PIB) representa apenas un 24 por ciento, contra el 75 por ciento que se observa en economías similares como la chilena, en el caso específico de la banca de desarrollo mexicana solo aporta un 2.5 por ciento, "es decir, nada".

De ahí, subrayó que la instrucción clara de la Secretaría de Hacienda es: una banca de desarrollo mucho más dinámica, más competitiva, pero siempre, como un complemento del sistema y no como un competidor de la banca comercial, un vehículo para corregir las fallas del mercado.

En este panorama, dijo, Bancomext juega un papel importante al ser México es uno de los países más abiertos a la economía mundial.

La opinión de este gobierno, abunda el funcionario, es que México necesita un Eximbank mexicano, un banco especializado en promover las exportaciones, financiar las importaciones, en general el comercio internacional y todo lo que ahí está ligado.

En el mundo, señaló, está compitiéndose todo los días y más con una Europa con dificultades económicas, un Estados Unidos que va bien pero no levanta, una China con menos dinamismo, así que mantener el ritmo de exportaciones en México no es sencillo y para ello se necesita una política mucho más coordinada.

Así, que el banco con esta administración está logrando una coordinación como por ejemplo con ProMéxico, porque de lo que se trata es que vayan juntos donde se tiene que trabajar así y de esta forma está haciéndose.

En su opinión no hay una regla en el mundo de cuál es el modelo que una institución de fomento deba seguir, pero para Bancomext hay cinco puntos fundamentales: uno, seguir financiando las exportaciones, pero también diversificando los lugares a donde se exporta, ya que hoy en día el 80 por ciento de las exportaciones van a dar a Estados Unidos.

Así que "Bancomext como un Eximbank mexicano buscará también que las exportaciones no solo crezcan sino que también se diversifiquen por regiones, que se pueda ir más a Latinoamérica, a Asia, acompañando de una política comercial", manifestó.

Además de aprovechar los 44 Tratados Comerciales, no solo para importar sino para que también se exporten productos mexicanos a esos países.

Segundo, dijo, impulsar las importaciones, mejorando la competitividad de las empresas; tres, internacionalización de éstas, no solo exportando sino estableciendo plantas en el extranjero.

En cuarto lugar aumentar las exportaciones a través del Contenido Nacional de los productos que ya se exportan, mediante la integración de las cadenas al interior del país, toda vez que hoy en día la cartera del banco está concentrada en las 500 empresas exportadoras grandes y que explican el 70 por ciento de las exportaciones, por lo que el resto es incluir primero a medianas y después a pequeñas.

Y finalmente, abrir espacios en otros sectores productivos del país de manera especializada.

De la Madrid Cordero subraya que ante las necesidades de financiamiento y vacios del mercado, se necesita una banca de desarrollo que esté activa y especializada, tal como lo propone el gobierno del presidente Enrique Peña Nieto.