En medio año termina plazo para migrar a factura electrónica

En menos de seis meses, unos dos millones 700 mil contribuyentes tendrán que adoptar el esquema de facturación electrónica que estará vigente a partir de 2014, lo que podría ocasionar una saturación de trámites, alertó la empresa Contpaq i.

El director comercial de la compañía, Eduardo Pérez Figueroa, opinó que este tiempo es relativamente corto para que tal número de contribuyentes migren al esquema de Certificado Fiscal Digital por Internet (CFDI), con los requisitos que establece una nueva disposición de la autoridad.

En entrevista con Notimex, recomendó a las personas físicas y morales se informen y adopten cuanto antes los cambios fiscales publicados en el Diario Oficial de la Federación el 31 de mayo pasado por la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP).

El directivo de esta empresa dedicada al desarrollo y comercialización de sistemas de información para la contabilidad y administración de negocios refirió que estos cambios están contenidos en la segunda modificación a la resolución miscelánea fiscal para 2013 y su anexo 3.

Con estos cambios, explicó, se deroga el uso de Certificado Fiscal Digital (CDF) y quienes estén facturando con este esquema deben pasar al CFDI a más tardar el 31 de diciembre de este año.

También deberán migrar al esquema CFDI quienes estén emitiendo factura impresa con el dispositivo de seguridad llamado Código de Barras Bidimensional (CBB), cuyos ingresos en el último ejercicio fiscal sean iguales o mayores a 250 mil pesos al año.

Así, abundó, a partir del año próximo reduce el monto de ingresos para expedir facturas impresas con CBB, pues hasta ahora pueden utilizar este esquema los contribuyentes con ingresos anuales iguales o menores a cuatro millones de pesos.

Pérez Figueroa mencionó que tratándose de nuevas empresas, estas deberán entrar en el esquema CFDI cuando arranquen operaciones.

Calificó como sorpresiva la entrada en vigor de estos cambios, pues un número importante de contribuyentes, unos dos millones 700 mil, tendrá que pasar al esquema de facturación CFDI, de los cuales dos millones 500 mil son los que ahora usan CBB y 220 mil los que facturan con CFD.

"El tiempo es relativamente pequeño, tenemos siete meses para ayudar a todas estas empresas a que hagan su migración de su esquema actual hacia CFDI", añadió al advertir que esto puede ocasionar una saturación de trámites, pues la mayoría de los contribuyentes los dejan casi hasta la fecha límite.

Recordó que en 2010, cuando los contribuyentes adoptaron la factura electrónica bajo el esquema CFD, el proceso fue realmente caótico, en particular en los últimos meses de ese año, pues además tenían que tramitar un certificado de sello digital.

Precisó que los contribuyentes que este año tendrán que pasar a facturación electrónica bajo el esquema de CFDI, como requisito también tienen que tramitar un certificado de sello digital en la página electrónica del Servicio de Administración Tributaria (SAT).

"Si dejan las cosas para el final será complicado porque puede darse una saturación para tramitar el certificado de sello digital, pero también podríamos tener una saturación en el ofrecimiento de servicios, podría ser insuficiente la capacidad de quienes proveemos servicios para atender a tanta empresa", alertó Pérez Figueroa.

En su opinión, no es complicado facturar electrónicamente, pero muchos contribuyentes aún se resisten al cambio y otros, sobre todo las pequeñas y medianas empresas (Pymes), carecen de equipos y de sistemas de información, lo que les implicará invertir en ello.

El directivo de Contpaq i expuso que en la actualidad se emiten alrededor de mil 900 millones de facturas electrónicas al año, de las cuales unas mil 500 millones corresponde a los contribuyentes que usan CFD y otras 400 millones entre quienes ya facturan con CFDI.

Estimó que con los cambios que entrarán en vigor a partir de 2014, se llegará a unos dos mil millones de facturas electrónicas, es decir, unas 100 millones más a la cifra actual, pues si bien se sumarán a este proceso unos dos millones 500 mil contribuyentes, éstos emiten una cantidad muy baja de facturas.

Resaltó que México se ha convertido en un referente en materia de factura electrónica, pues en los últimos ocho años ha hecho una transformación gradual en la materia, y a partir de 2014 pasará casi todas las operaciones que se hacen en el país a este esquema.

Consideró que, para la autoridad fiscal, la facturación electrónica ha contribuido a aumentar la recaudación y a disminuir las facturas apócrifas, pues este esquema es "prácticamente infalsificable" ya que cuenta con algoritmos de seguridad que lo hace inviolable.

En tanto, aunque para los contribuyentes ha implicado invertir en tecnologías de la información, esto ayuda a fomentar la competitividad de las empresas, pues los sistemas que usan no sólo sirven para facturar, sino también a automatizar sus procesos contables y administrativos, añadió Pérez Figueroa.

Contpaq i, empresa con 29 años en el mercado, ofrece seminarios gratuitos en todo el país para orientar a los contribuyentes sobre la migración al esquema CFDI, cuyas fechas pueden consultarse en su página electrónica http://www.contpaqi.com.