Cree Moncloa que Bárcenas quiere desviar acción judicial con mensajes

El Gobierno español consideró que la divulgación de varios mensajes de texto telefónicos entre el presidente Mariano Rajoy y el ex tesorero del PP, Luis Bárcenas, preso, responde a una estrategia de éste para desviar la atención de sus problemas con la justicia.

Medios españoles señalaron que según fuentes del gobierno, estos mensajes demuestran que no consiguió nada del apoyo que pedía al presidente del Gobierno.

El diario español El Mundo dio a conocer este domingo que Rajoy mantuvo un contacto directo con Bárcenas, como mínimo de mayo de 2011 a marzo de 2013, y le pidió que negara la contabilidad B del partido y los sobresueldos a dirigentes del mismo.

Indicó que además de los mensajes de texto a teléfonos celulares, ambos intercambiaron numerosas conversaciones, telefónicas o cara a cara y en la relación también participó Rosalía Iglesias, mujer del ex tesorero.

Medios españoles apuntaron que las fuentes gubernamentales subrayan que divulgar ahora esos mensajes hace patente la existencia de una clara estrategia para que, ante sus problemas con la Justicia y las explicaciones que tiene que dar sobre los 48 millones de euros que tenía en Suiza, se hable de otros asuntos.

En esa línea, anotaron, el Gobierno expresó su sorpresa por el hecho de que Bárcenas haya guardado mensajes de texto de ese tipo durante varios años, lo que cree que certifica que había una estrategia predefinida para usarlos ante sus problemas judiciales.

Asimismo, subrayaron que el hecho de que el extesorero del PP esté en prisión es una clara demostración de que no ha tenido ningún tipo de protección por parte del Gobierno.