Declaran inocente a exvigilante acusado de matar a joven negro

El exvigilante voluntario George Zimmerman fue declarado hoy inocente de los cargos de asesinato en segundo grado y homicidio involuntario por la muerte en Florida en 2012 del adolescente negro Trayvon Martin, quien estaba desarmado.

El veredicto del juicio, que ha acaparado la atención de los medios estadunidenses, fue anunciado después de 16 horas de deliberaciones del jurado.

El hecho de que Zimmerman disparó la bala que mató a Martin nunca estuvo en duda, pero este veredicto significa que el jurado de seis personas tenía dudas razonables de que el tiroteo fue un acto criminal.

Zimmerman, de 28 años y origen hispano, sonrió y estrechó la mano de su abogado cuando se enteró del fallo. Sus padres, Robert y Gladys Zimmerman, estaban sentados en la sala del tribunal cerca de su hijo, pero los de Martin no se encontraban.

Horas antes, en la corte criminal del Condado de Seminole, el jurado del caso Zimmerman pidió a la jueza Debra Nelson aclaraciones sobre el concepto legal de homicidio involuntario en el juicio contra el ex vigilante.

El jurado se tomó un receso de 30 minutos tras no lograr un veredicto para el caso del exvigilante, quien mató de un tiro en el pecho en un forcejeo al joven negro Martin, de 17 años.

Zimmerman, de 29 años, de madre peruana y padre estadunidense, dijo que disparó en defensa propia la noche del 26 de febrero de 2012 tras ser atacado por Martin, quien caminaba por una urbanización privada de Sanford, donde se encontraba de visita con su padre.

El juicio comenzó el 10 de junio, cuando los abogados seleccionaron un jurado de seis mujeres. De las jurados, cinco son blancas y una es hispana.

Más de 50 testigos fueron interrogados, incluyendo las madres de Trayvon y Zimmerman, y ambas dijeron que la voz que pedía ayuda en la llamada al 911 de un vecino era la de su hijo.

Zimmerman siempre sostuvo que dio muerte a Martin en defensa propia el 26 de febrero del 2012, mientras la fiscalía argumentó que lo hizo influido por el prejuicio racial de alguien que quiso ser policía y no pudo.

Desde el inicio del caso el componente racial ha tenido un papel preponderante.

Las autoridades de Florida arrestaron Zimmerman 44 dias después de los hechos luego de manifestaciones de inconformidad de grupos de afroamericanos y de derechos civiles a través del país.

Zimmerman se amparo en una ley que justifica el uso de armas en caso de sentir amenaza de muerte.

La policía de Florida se mantiene en alerta ante la posibilidad de disturbios por el fallo.