Ventajosa, cirugía bariátrica para pacientes con diabetes y obesidad

Especialistas médicos indicaron que la cirugía bariátrica se ha convertido en una de las mejores aliadas para pacientes con diabetes tipo 2 asociada a obesidad, pues además de controlar su peso, se evita la resistencia a la insulina.

En conferencia dictada en el Hospital Ángeles Mocel, explicaron el procedimiento de este tipo de cirugías laparoscópica o de mínima invasión, mediante las cuales se altera el tubo gástrico.

El coordinador del Instituto de Obesidad en el Hospital General de México, Jorge Ramírez, dijo que este procedimiento implica cambios hormonales, fisiológicos y de restricción en la ingesta de los alimentos, por lo cual se recomienda a los pacientes con obesidad mórbida en grados dos, con un índice de masa corporal de 35 o más.

Además, es "recomendable en todo paciente diabético tipo 2 que tenga obesidad asociada, en esos casos desde obesidad tipo uno, porque ha demostrado ser el tratamiento más efectivo para los diabéticos, por eso hoy en día hablamos de la cirugía metabólica", subrayó.

Mencionó que los dos tipos de cirugía más frecuentes son: la gastroectomía en manga, en la cual se hace un tubo gástrico por medio de engrapadoras y suturas, cuya función principal es que desaparece la ghrelina, que es la hormona del apetito.

La otra técnica, considerada "de oro", es el bypass, mediante el cual se elabora un pequeño reservorio gástrico de unos 40 mililitros, luego se forma un "puente" (bypass) que va a permitir que el alimento pase de forma más directa al intestino delgado.

Jorge Ramírez señaló que con este procedimiento se evita salta la entrada del estómago y entonces no se estimula en los islotes del páncreas la resistencia a la insulina y el control metabólico del paciente diabético es mayor.

En tanto que el cirujano plástico Alejandro Portes, mencionó que la reconstrucción en pacientes post pérdida masiva de peso, es un complemento a todo el protocolo que se lleva en torno al paciente con obesidad mórbida.

Expuso que a esta especialidad le corresponde "restaurar el contorno corporal, su funcionalidad y mejorar la autopercepción del paciente porque la secuela de pérdida de pesos es a nivel de todo el cuerpo retirando los 'colgajos cutáneos', y por lo regular se lleva un año después de la cirugía bariátrica".

Mientras que Ruberli, de 33 años de edad, relató que hace tres años se sometió a la cirugía de manga gástrica, con lo cual pasó de 120 kilos a 75, lo que para su estatura de 1.87 metros, le resultó muy bien.

"Para mí lo más difícil fue pedirme perdón por el daño que le había hecho a mi cuerpo, ya tenía problemas de rodillas y ahora todo es distinto, tengo una gran autoestima y pude lograr mi sueño de entrar al show business", expresó.