Analizarán en El Salvador protección social de América Latina

El presidente de El Salvador, Mauricio Funes, anunció hoy que el próximo martes se reunirán aquí delegados de varios países para intercambiar experiencias sobre los nuevos modelos de protección social en Latinoamérica.

Durante su programa sabatino de radio, Funes señaló que al encuentro asistirán delegados de Ecuador, Uruguay, México, Chile, expertos de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal), el Banco Mundial y otras agencias de Naciones Unidas.

El foro, organizado por la Secretaría Técnica de la Presidencia de El Salvador en colaboración con la Cepal, tiene como propósito compartir las experiencias y políticas de protección social que viven los países latinoamericanos, explicó Funes.

"Queremos poner sobre la mesa experiencias, reflexiones sobre el camino que las naciones de la región estamos tomando en materia de protección social", agregó el gobernante.

Funes recordó que antes los gobiernos, por lo menos en El Salvador, tenían una política de asistencialismo con la población, y ahora ese modelo ha cambiado en el país.

"Antes los gobiernos entregaban productos, canastas alimenticias, láminas, materiales de construcción cuando ocurría una inundación, y la gente más pobre, la afectada en estos desastres, recurría a la desaparecida Secretaría Nacional de la Familia, donde recibía dádivas o limosnas", dijo.

"Esa concepción nosotros la hemos cambiado. Tenemos una actitud diferente hacia las capas más vulnerables de la población, para nosotros no sólo se trata de una responsabilidad indelegable (...) se trata de la razón de ser del Estado", enfatizó.

Explicó que en cuatro años de su gobierno, la inversión social se triplicó y pasó de 61 millones de dólares en 2009 a 182 millones de dólares en este año.

Destacó que la entrega de útiles a 1.3 millones de estudiantes de escuelas públicas, que constituye el programa social más exitoso de este gobierno, no es asistencialismo como lo quiere ver la opositora Alianza Republicana Nacionalista (Arena).

Explicó que los niños deciden abandonar los centros educativos porque sus familias carecen de recursos para comprarles uniformes y útiles y por eso -y porque es su obligación- el Estado recurre a proporcionar esos insumos y devolverles la dignidad a los menores de edad.