Inaugurarán mañana exposición "Juárez bajo el pincel de la oposición"

Una serie de caricaturas satíricas de Benito Juárez (1806-1872), creadas por dibujantes como Constantino Escalante, Santiago Hernández y Alejandro Casarín, conforman la muestra "Juárez bajo el pincel de la oposición", que será inaugurada mañana en la Galería de Historia, Museo del Caracol.

El público podrá observar a través de 35 caricaturas, cómo los periódicos liberales y de oposición conservadora de la época del gobierno de Juárez, aprovecharon el régimen de libertades que implementó el presidente para mofarse de su persona y criticar su administración, informó el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH).

Las imágenes de la muestra, proveniente del Recinto Homenaje a Don Benito Juárez del Palacio de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP), fueron publicadas en el lapso de 1861 a 1872 en periódicos de circulación nacional como "La Orquesta", "El padre Cobos" y "La Tarántula", entre otros.

Al respecto, Julieta Gil Elorduy, directora del recinto cultural ubicado en el Bosque de Chapultepec, explicó que la investigadora de la Dirección de Estudios Históricos (DEH) del INAH, Esther Acevedo, encontró en la prensa satírica más de 500 caricaturas sobre Benito Juárez que fueron publicadas durante su gobierno y de las cuales ahora se exhibe una selección.

Editores y caricaturistas criticaron al presidente por aferrarse al poder presidencial luego de que concluyó la Invasión Francesa y el fallido Segundo Imperio de Maximiliano de Habsburgo, hecho que aprovechó la prensa de oposición para golpear al régimen sin benevolencia.

"La Orquesta" con la colaboración de Constantino Escalante fue la publicación más consistente, perduró durante 16 años; le siguió "El Padre Cobos", ilustrado por Alejandro Casarín, activo entre 1869 y 1880; y luego "La Tarántula", que publicó de 1868 a 1869, para el cual colaboró Santiago Hernández, quien ocupó el lugar de Escalante a la muerte de éste.

Otros periódicos de oposición que a pesar de editar pocos números criticaron fuertemente a Juárez fueron: "La Madre Celestina", "El Títere", "El Palo de Ciego", "Doña Clara", "Los espejuelos del diablo", "Fra-Diávola", "El Boquiflojo" y "La Chispa", principalmente.

Gil Elorduy manifestó que fueron varias las circunstancias que los opositores aprovecharon a su favor para dañar la imagen de Juárez, tales como el racismo, la misoginia y las eternas pugnas entre clases sociales y las ideologías de liberales y conservadores.

La directora subrayó que las ilustraciones que se pueden ver hoy en día en los periódicos son fruto de una gran tradición de caricaturistas, de quienes se tiene conocimiento gracias a publicaciones como "La Orquesta" y el "Ahuizote", entre cientos de ediciones del siglo XIX.

En tanto, Alejandro de la Torre Hernández, investigador de la DEH, detalló que el respeto a Juárez por parte de la oposición se perdió poco a poco; entre otras críticas, se enfatizó su origen indígena como elemento denigratorio, "en la prensa satírica le llamaban el naranjero, otras veces se le representó cargando un huacal", dijo.

El historiador explicó que la sensibilidad de la época era diferente, y ahora se conoce a un Juárez sobrio y bien peinado, pero en las caricaturas se le representaba más delgado y se exageraba la ceja poblada, en algunos cartones sólo aparece la punta de la ceja para insinuar su presencia, o la nariz aguileña.

Esther Acevedo expresó sobre la caricatura política que esta fue la que introdujo la duda sobre la honestidad del presidente, lo cual no sucedía públicamente, por eso la caricatura en el siglo XIX es un arte de vanguardia, igual que la fotografía.