Jurado comienza a deliberar en juicio de ex vigilante vecinal en EUA

Un jurado de seis mujeres comenzó hoy a deliberar en el juicio del ex vigilante vecinal George Zimmerman por la muerte del joven afroestadunidense Trayvon Martin, una vez que la defensa y la fiscalía concluyeron sus argumentos finales.

Debra Nelson, jueza del tribunal de Sanford, en el centro de Florida, señaló al jurado que debían encontrar más allá de una duda razonable si Zimmerman es culpable del crimen.

"Ustedes deben presumir inocencia (...) El estado (la fiscalía) debe probar que se cometió un crimen", indicó la jueza en la emisión de televisión desde la corte, en un juicio que es seguido con atencion por los medios en todo el país debido a su componente racial.

La deliberación del jurado en este caso, que ha puesto a Florida en estado de alerta ante la posibilidad de disturbios, se inició luego de que Mark O'Mara, abogado de Zimmerman, trató de convencer al jurado de que su cliente dio muerte a Martin en defensa propia.

O'Mara argumentó que el ex vigilante es un ciudadano consciente que disparó a Martin, quien tenía 17 años, mientras luchaba por su propia vida.

El abogado utilizó un gráfico animado que muestra a Martin dirigiéndose a Zimmerman y golpeándolo. La jueza Debra Nelson, permitió la demostración gráfica, pero aclaró que no podía ser usada como evidencia.

Los abogados de la defensa aseguraron que Zimmerman no fue el agresor y que ninguna evidencia apoya la teoría de que el ex vigilante vecinal siguió a Martin luego de que un agente que atendió la llamada de emergencia le dijo que no lo hiciera.

Por su parte, el fiscal John Guy manifestó al jurado que Martin tenía todo el derecho de estar asustado por el hombre que lo perseguía.

Guy insistió varias veces en que el acusado no disparó a Martin porque se vio obligado, sino porque quiso.

La jueza ha instruido al jurado a explorar la posibilidad de homicidio involuntario en caso de no llegar a un acuerdo en el cargo de homicidio en segundo grado.

Zimmerman ha reiterado que dio muerte a Martin en defensa propia el 26 de febrero de 2012, mientras la fiscalía argumenta que lo hizo influido por prejuicios raciales.

Desde el inicio del caso, el componente racial ha tenido un papel preponderante.

Las autoridades de Florida arrestaron a Zimmerman 44 días después de los hechos, luego de manifestaciones de inconformidad de grupos de afroestadunidenses y de derechos civiles a través de Estados Unidos.

Zimmerman se amparó en una ley que justifica el uso de armas en caso de sentir amenaza de muerte.