Alienta a Casa Blanca decisión de republicanos de discutir reforma

La Casa Blanca se dijo hoy alentada por la decisión de los republicanos en la Cámara de Representantes de debatir la reforma migratoria pese a que ese proceso será tardado y no integral a diferencia del proyecto aprobado por el Senado.

"Hay un reconocimiento (por parte de los republicanos) de que se requiere acción y consideramos eso como una buena señal de que el progreso es posible" dijo el vocero presidencial Jay Carney.

El optimismo de Carney fue compartido por los senadores John McCain y Charles Schumer quienes coincidieron en calificar de "alentadora" la decisión adoptada por los republicanos el miércoles al término de una reunión a puerta cerrada.

"Si debo escoger las palabras sobre la reunión del miércoles sería alentador", dijo Schumer hablando junto McCain ante reporteros en la Casa Blanca, al término de la reunión privada que ambos celebraron esta mañana con el presidente Barack Obama.

Para el demócrata por Nueva York la decisión de los republicanos fue un reconocimiento "de que hacer nada no es una opción".

"Sabemos que sus puntos de vista no son los mismos que los nuestros pero ciertamente la idea de que quieran avanzar en el tema de la reforma migratoria es alentador", insistió.

McCain, por su parte, reconoció que si bien la ruta delineada por los republicanos en la cámara baja apunta ser distinta a la del Senado, "creo que podremos trabajar sobre esas diferencias".

"Nuestro mensaje a nuestros colegas en la Cámara de Representantes es que estamos listos para negociar", dijo.

McCain reconoció igualmente el manejo que Obama ha dado al debate en el Congreso, por considerar que este ha optado por "caminar con cuidado" a fin de no alienar a quienes se han mostrado renuentes a abrazar la mayoría de los lineamientos contenidos en la iniciativa del Senado.

Hablando por separado en su habitual conferencia de prensa, Carney dijo que más allá del curso y los tiempos que tome el proceso en la cámara, la decisión de avanzar el debate era alentador.

"Estamos complacidos de que (los republicanos) en la Cámara de Representantes están avanzando y estamos listos para trabajar con todas las partes para asegurar que una reforma migratoria con sentido común sea realidad tan pronto como sea posible", dijo.

El vocero evitó anticipar la postura de Obama frente a la insistencia de muchos republicanos en la cámara baja para que la reforma incluya una ruta para que los 11 millones de indocumentados puedan eventualmente obtener su ciudadanía, aunque reiteró su posición al respecto.

"El presidente ha dicho siempre que la ruta a la ciudadanía es esencial para una reforma migratoria", dijo.