Reutilizará Rusia máquinas de escribir para evitar ciberespionaje

El Servicio Federal de Protección (FSO) de Rusia volverá a usar las viejas máquinas de escribir para proteger su información "ultra secreta" y evitar ser víctima de un espionaje informático, reveló hoy la prensa.

El diario Isvestiya reveló este jueves que ante el ciberespionaje llevado a cabo por Estados Unidos y denunciado por el exagente de la CIA, Edward Snowden, el FSO encargó 20 máquinas de escribir para redactar con ellas su archivos de información confidencial.

Los aparatos que volverá a usar el FSO serán de la empresa alemana Triumph-Adler Twen, modelo 180, muy populares en Rusia en el pasado, ya que cuentan con un registro único, que permite identificar desde cuál se escribió algún documento.

"Cada máquina de escribir crea una 'escritura a mano' única, que permite rastrear el origen de cualquier documento, que se haya escrito con alguna de ellas", destacó a Isvestiya una fuente cercana al servicio de seguridad ruso.

Con esta medida, el servicio de seguridad del presidente y del gobierno ruso pretende regresar a las viejas prácticas de escribir y archivar en papel su información "delicada", en lugar de mantenerla en soportes electrónicos, que puedan ser hackeados o lleguen a otras manos.

"A raíz del escándalo de la vigilancia de Estados Unidos que reveló el denunciante Edward Snowden, Rusia tiene la intención de adoptar una forma infalible para evitar el espionaje electrónico global: volviendo al papel", destacó la fuente en calidad de anonimato.

Las revelaciones de Snowden, quien desde el pasado 23 de junio permanece en el Aeropuerto Internacional de Sheremetyevo de Moscú, alimentaron los temores rusos sobre los peligros que representan internet y las comunicaciones electrónicas.

"Muchos de los documentos aún no están creados en formato electrónico, pero seguro que volveremos al papel", indicó la fuente.

En entrevista con el diario ruso, el ex jefe de los Servicios Secretos Internos (FSB), Nikolai Kovalyov, reveló que esta práctica de los documentos en papel es común, principalmente en la información "clasificada" del Ministerio de Defensa y los servicios de seguridad.

Aunque también es común el almacenamiento de documentos secretos escritos a mano, "gran parte de la burocracia en expansión del país parece atrapada en el tiempo, renunció a la utilización de telegramas y faxes para la mayoría de sus comunicaciones", agregó el diario.

"Desde el punto de vista de la garantía de la seguridad, cualquier forma de comunicación electrónica es vulnerable. Cualquier información puede ser extraída de las computadoras", consideró el ex jefe de la inteligencia de la Federación Rusa.

Kovalyov dijo que aunque existen medios de protección cibernética, ninguno es 100 por ciento seguro, por lo que consideró que "el método primitivo es preferible: una mano humana con una pluma o una máquina de escribir son más seguras".