Me agrada llevar a mis lectores a lo desconocido: Juan Madrid

El escritor español Juan Madrid sostuvo que le "agrada y gusta llevar a sus lectores a lo desconocido de la realidad", al participar en un encuentro con periodistas, lectores y aficionados en la Semana Negra de novela de Gijón, norte de España.

El autor, quien presentó aquí su más reciente trabajo "Los hombres mojados no temen la lluvia", agregó que "le gusta tomar la mano del lector, llevarle a un sitio misterioso que no conoció de lo real y que lo compruebe".

"Entre el escritor y el lector tiene que haber una relación mágica, porque cada escritor encierra a un lector", dijo.

Madrid, quien hablaba mientras el pintor leonés Félix de la Concha le pintaba su rostro en una de las carpas de este evento, definió el trabajo del escritor como "algo silencioso, somos los últimos artesanos junto a bailarines o pintores, enfrentados a nuestro mundo y cuartillas".

"Llevo una vida entera dedicada, cuando me preguntan cuánto tardé en escribir un libro, digo 45 ó 50 años, que es desde cuando empecé a dedicarme a ello", añadió.

"Hay muchas profesiones hermosas, pero para mí es importante hacerlo en cuerpo y alma. Se puede ir de pesca y ser aficionado a escribir, pero no con la misma intensidad harás ambas, no tenemos cerebro suficiente para por ejemplo amar con la intensidad que exige la escritura", aseveró.

Sobre las novelas dijo que son una "historia de amor" porque "así es la vida y así son los grandes amores".

"Mis novelas quiero que sean episodios nacionales, que cuenten mi tiempo, el tiempo en el que yo estoy, en el que yo estoy viviendo", comentó.

"Fui un niño de la calle y ahora soy un viejo de la calle, cuando hago mi trabajo me documento, tardo en documentarme, tardo mucho, pero es lo que hay que hacer", opinó.

Ante esto Madrid puso un ejemplo: "Cuando era periodista y quería saber de ricos me fui una semana a vivir con ellos, aunque fue una experiencia, porque decían que no eran ricos, que había otros mucho más, que eran normales".

"Pero no hay que confundirse, el problema no es tener más o menos dinero, sino qué hacer o hasta donde llegar para conseguirlo", indicó es escritor.

Finalmente dijo que en una novela "no se cuenta todo, no se puede contar todo, hay que rellenar los huecos. Sin proponerlo a veces los humanos somos malvados, tenemos esa capacidad del mal".