Hay más magia en novelas aparte de Harry Potter: Dolores Redondo

La escritora española Dolores Redondo declaró hoy que "hay más magia en muchas novelas aparte del mundo de Harry Potter", en la presentación de su libro "El Guardián invisible", en la XXVI edición de la Semana Negra de novela de Gijón.

"Últimamente cuando hablamos de aspectos mágicos en obras novelescas casi solo hablamos del pequeño mago, y ésto no es siempre así", sostuvo la escritora desde Gijón, al norte de España.

"El Guardián Invisible" se inicia cuando aparece el cuerpo desnudo de una adolescente siniestramente colocado en los márgenes del río Baztán, Navarra, norte de España.

Veinticuatro horas después del descubrimiento se establece la relación con el asesinato de otra chica acaecida un mes antes.

La inspectora de homicidios Amaia Salazar será designada para dirigir una investigación que le llevará al lugar donde nació y del que siempre quiso huir.

Salazar luchará contra dos frentes, el profesional, centrado en la investigación de una serie de asesinatos y el frente personal conflictivo, complejo y emocional.

La inspectora busca dar caza a un asesino con un fuerte simbolismo psico-sexual relacionado con la mitología vasco-navarra, mientras ella lucha contra los celos profesionales de alguno de sus colegas, los conflictos no resueltos del pasado con sus hermanas y un secreto que marcó su infancia y que regresará para atormentarla.

Respecto al tema mágico y mitológico Redondo añadió que su novela tiene un "gran sentido antropológico, debido a la religión de los vascones, los pobladores originales de la zona de Baztán".

"Éstos practicaban un religión muy unida a la naturaleza, observación constante por esta, porque era muy duro vivir en esas montañas donde llueve 300 días al año. Hoy día sigue siendo duro vivir allí, es donde más gente se suicida por el incómodo frío, humedad y niebla en esa zona de alta montaña", espetó.

"Es un lugar donde los primeros pobladores idearon su dios central, una diosa femenina, con carácter voluble, creían en ello, que vivía en las montañas y le alababan o le llevaban piedras, a la puerta de la cueva donde vivía", añadió.

La escritora detalló que esta se llama "Mari" y que reina en una zona donde "prima la naturaleza" y los "conceptos naturales".

"Elegí este paraje porque es un valle "espectacular y una región fascinante que te ata", agregó Redondo.

Por último, la autora dijo que el "tema matriarcal o la violencia, muy importante en la novela, están presentes pero que quiso también el de la mitología porque es un sitio que ofrece un pasado muy presente".

"En aquella zona, además en la Inquisición, muchas personas fueron condenadas a brujería, había mucha, aunque después gente que convivió con los pobladores, y salió, dijo que era solo una creencia arraigada de antes del cristianismo", agregó.