Exigen ambientalistas Programa de Manejo para proteger Holbox

El Centro Mexicano de Derecho Ambiental exigió la publicación del Programa de Manejo del Área Natural Protegida Yum Balam, en Quintana Roo, que incluye a la isla de Holbox para protegerla con un equilibrio ecológico delicado.

Al dar a conocer la campaña "Salvar el Paraíso", la organización civil explicó que se trata de uno de los pocos sitios en México con riqueza natural de valor universal, libre de desarrollos turísticos de alto impacto pero con creciente presión de los desarrolladores, quienes quieren comprar tierras.

Ante esta situación, el Centro Mexicano de Derecho Ambiental (CEMDA) advirtió la urgencia de contar con una regulación estricta, como lo exige la Ley General del Equilibrio Ecológico y Protección al Ambiente.

Esta legislación señala que la Secretaría del Medio Ambiente es responsable de establecer un Programa de Manejo del Área Nacional Protegida, en un plazo máximo de un año, después de haber sido decretada como tal.

El programa debe realizarse con la participación de los habitantes, propietarios o poseedores de los predios incluidos, así como las autoridades locales, indicó.

No obstante, el Área Natural Protegida de Yum Balam aún no tiene Programa de Manejo, aunque fue decretada hace más de 18 años. La isla de Holbox ha logrado conservarse como un paraíso natural con actividad preponderantemente de pesca y turismo de bajo impacto.

Los ecosistemas de Yum Balam se encuentran en condiciones poco alteradas. Existen aves residentes y migratorias, mamíferos, anfibios y reptiles, así como especies endémicas, algunas en peligro de extinción.

Sin embargo, la falta de un Programa de Manejo propicia las presiones de grandes desarrolladores turísticos, que han incrementado la presión sobre la isla de Holbox y toda la zona incluida en el área.

De ahí que la campaña consiste en pedirle al comisionado Nacional de Áreas Naturales Protegidas, Luis Fueyo, y al secretario del Medio Ambiente, Juan José Guerra, emitir el programa para frenar de una vez esas presiones y garantizar la adecuada conservación de la zona.