Muere en atentado el jefe de seguridad del presidente de Pakistán

El director de seguridad del presidente paquistaní Asif Ali Zardari murió hoy, junto con otras tres personas, en un ataque suicida en la ciudad de Karachi, en el sur de ese país, informó la policía local.

El ataque, que dejó 11 heridos, ocurrió la tarde de este miércoles en el concurrido barrio de New Town, en el centro de Karachi, informó el superintendente de la policía, Usma Bajwa, y afirmó que el objetivo de la agresión fue Sheik Bilal, director de seguridad de Zardari.

El presidente paquistaní condenó el ataque y lamentó la muerte de quien calificó como un cercano colaborador de confianza que "no era sólo un guardaespaldas, sino un hijo" para él, y subrayó que Bilal hizo muchos sacrificios por el Partido del Pueblo de Pakistán (PPP).

Añadió que Bilal acompañaba a Benazir Bhutto, exprimera ministra y esposa de Zardari, cuando fue atacada en Karachi, capital de la provincia de Sindh, en octubre de 2007, a su regreso del exilio, dos meses antes de ser asesinada.

Al dar cuenta del hecho, Bajwa dijo a la prensa que el ataque fue dirigido contra el vehículo en el que viajaba Bilal, quien falleció de inmediato al igual que un oficial de seguridad y el conductor del automóvil, de acuerdo con reportes del diario local The Dawn.

La fuerte explosión produjo lesiones a seis policías y un agente de la Agencia Federal de Investigación (FIA, por sus siglas en inglés) de Pakistán, así como a cuatro civiles, quienes fueron trasladados a un hospital de la ciudad.

Bilal estaba a cargo de la seguridad de la residencia privada de Zardari en Karachi y era responsable de la protección de Bilawal Bhutto-Zardari, hijo del jefe de Estado y co-presidente del PPP.

El ataque contra Bilal, quien había sobrevivido a dos ataque previos, se produjo en la víspera del Ramadán, mes de ayuno musulmán que comenzará en Pakistán mañana jueves.

Bajwa dijo que el responsable de seguridad y su chofer habían ido a comprar comida para el Ramadán cuando su vehículo fue atacado, pese a que tomaron un camino diferente a sus rutas habituales.

Hasta ahora ningún grupo extremista a asumido la responsabilidad del ataque, pero la policía sospecha que sería obra del Taliban paquistaní pues antes ya ha atacado a blancos del PPP.