Absuelven a ex subprocurador de Guerrero por el caso Ayotzinapa

El Poder Judicial federal absolvió al ex subprocurador Regional y de Procedimientos Penales de la PGJE, Alejandro Hernández Paz y Puente, de uno de los delitos que se le acusa por el caso de la normal de Ayotzinapa.

De acuerdo con el expediente, el ex funcionario estatal fue procesado por el delito de obstrucción de la justicia al participar en la liberación de 21 personas, que fueron detenidos durante el día de los hechos ocurridos el 12 de diciembre del 2011.

El 12 de diciembre se suscitó un desalojo por elementos policíacos contra estudiantes normalistas, sobre la autopista del Sol, cerca de las oficinas de la Procuraduría General de Justicia del Estado (PGJE), con un saldo de dos alumnos muertos

Además se registró el incendio de una de las bombas de la gasolinera Eva II, ubicado en el lugar.

De los hechos, fueron detenidas varias personas como presuntos responsables de haber iniciado con los disparos, pero de acuerdo con la denuncia de los normalistas, uno de sus compañeros fue torturado por parte de elementos policíacos y le fue sembrado un arma de fuego.

Hernández Paz y Puente fue acusado en 2011 de realizar mal el procedimiento jurídico tras la detención de 21 estudiantes en el desalojo de la autopista del Sol, donde fueron asesinados Gabriel Echeverría de Jesús y Jorge Alexis Herrera Pino.

Ningún funcionario ha sido culpado hasta el momento por la autoría intelectual de esos hechos.

María Lilia Paz y Puente, madre del ex funcionario, informó que desde la mañana de ayer martes se les informó que había posibilidades de que fuera liberado su hijo, que está preso en el Centro de Readaptación Social (Cereso) de Chilpancingo desde el 5 de julio de 2012.

Confió en que durante las próximas horas, el actuario del Juzgado Primero de Distrito acuda al penal para dar cumplimiento con la resolución de que el ex funcionario quede en libertad por uno de los delitos que se le imputan, por el delito de obstrucción de la justicia.

También se le ha fijado una fianza por cinco mil pesos por el delito de encubrimiento, mismo que tendrá que depositar ante el juzgado al momento de recobrar su libertad.