Cuestiona gremio médico regulación de precios a clínicas privadas

El presidente de la Federación Médica Venezolana (FMV), Douglas León Natera, cuestionó hoy la regulación de precios fijada por el gobierno para los servicios que prestan las clínicas privadas, que afirma es irreal e inconsulta.

La nueva regulación de precios para los servicios que prestan las clínicas privadas, fijada por el gobierno venezolano, fue inconsulta y no se adapta a la realidad del país, aseguró el dirigente gremial en diálogo con Notimex.

León Natera advirtió que por estas razones, "esta decisión generará graves problemas en cuanto a la prestación de los servicios médicos, los cuales disminuirán en cuanto a calidad".

El dirigente gremial destacó que los representantes de las clínicas privadas no tuvieron oportunidad de enterarse de la discusión o concertar los costos y mucho menos se les consultó sobre los honorarios, por lo que calificó la medida como unilateral.

Recalcó que en el documento oficial se clasificó a las clínicas en tres categorías, pero se desconoce cuáles fueron los criterios aplicados para esta categorización en las que se establecen precios por debajo del costo.

A juicio de León Natera ello es incomprensible, "ya que el Estado tiene que garantizar que las clínicas privadas sean sustentables, y además fortalecer y promover el sistema público de salud para que todos los venezolanos tengan acceso a una atención de calidad".

Natera explicó que algunos precios se fijaron de forma adecuada, pero otros son inviables y las clínicas no podrán soportarlo, debido a que fueron fijados al parecer por alguien que desconoce los costos de insumos, equipos médicos y sueldo de sus operarios.

Puso por ejemplo que "el costo para la realización de diálisis, fijado por el gobierno, no da para pagar ni siquiera el sueldo del personal que presta este servicio, así como tampoco el mantenimiento de los costosos equipos utilizados en dicha operación".

Señaló el galeno que para afrontar los montos fijados en esta regulación oficial de precios, algunas clínicas de Caracas están estudiando la posibilidad de restringir algunos servicios y muchas ya no podrán seguir adquiriendo tecnología de punta.

Advirtió que aun cuando las clínicas privadas no deben asumirse como un negocio, éstas requieren de sustento económico, "si se pretende imponer esta absurda regulación, estos centros desaparecerán y toda la carga de la asistencia médica estará en manos del Estado".

La Superintendencia Nacional de Costos y Precios (Sundecop), en comunicado enviado a la prensa en días pasados, comunicó a las clínicas privadas que los precios fijados son los valores máximos a cobrar y que estos se mantendrán hasta nuevo aviso.

La presidenta ejecutiva de la Cámara de Aseguradores de Venezuela (CAV), Alesia Rodríguez Pardo, afirmó la víspera que empresas de seguros no cubrirán servicios médicos con precios fuera de la regulación de la Sundecop.