Comparte Bárbara Jacobs su admiración por Simone de Beauvoir

Una mezcla de miedo y admiración fue lo primero que le inspiró a Bárbara Jacobs su primer acercamiento con la narradora francesa Simone de Beauvoir, el cual se dio a través de una fotografía en la que se le veía un rostro durísimo, recordó.

Al participar en el ciclo "La sexualidad femenina en la literatura", Jacobs rememoró ese primer "encuentro" con la autora, de quien tenía que escribir un ensayo para el suplemento cultural de un periódico.

"Entonces me decidí por la imagen de Beauvoir (1908-1986), hecha por una fotógrafa alemana, donde ella estaba sentada en un sofá, vestida con una falda, y lo que me llamó la atención es que me pareció durísima su cara, me dio miedo, pero mezclado con admiración", aseguró Jacobs.

Agregó que la narradora francesa publicó su maravilloso libro sobre la sexualidad femenina, en los años 70, pero ella no se atrevió a leerlo por el miedo que le causaba una figura de tanto peso.

"Por otra parte no me sentía capaz de entender, pero la admiraba profundamente, aunque la admiración tenía mucho de fantasía, pues obviamente si no había leído nada de ella, mi admiración estaba hecha de lo que escuchaba hablar y de lo que leía sobre ella, pero no de entenderla directamente", reconoció.

"Entonces, el miedo que ví por primera vez en ese retrato suyo, me zarandeó en el sentido de que tenía que atreverme a leerla, y si la veía con tanta intensidad, y si voy a escribir sobre ella, tarde o temprano lo tenía que hacer, pero en calidad de estudio", señaló.

Fue entonces que se atrevió a acercarse a su obra, no filosófica, sino a sus memorias, que es un género que a Jacobs le gusta mucho, como lo autobiográfico, géneros un poco marginales que a ella le dan mucha visión sobre los autores.

"Ella tenía un libro que era también quizá tan conocido o famoso como 'El segundo sexo', y era 'Memorias de una joven formal', lo busqué y lo encontré en español, pero no me gustó su traducción y luego lo compré en una edición en inglés, que me atrajo mucho", apuntó.

Simone de Beauvoir fue narradora, ensayista y docente hasta 1943. Su pensamiento filosófico se enmarca dentro del existencialismo, junto con Jean Paul Sartre. Fue considerada la precursora del feminismo por su obra "El segundo sexo" (1949). En 1954 obtuvo el Premio Goncourt por su obra "Los mandarines".

Entre sus publicaciones se encuentran en novela: "La invitada", "La sangre de los otros", "Todos los hombres son mortales", "Los mandarines", "Las bellas imágenes", "La mujer rota" y "Cuando predomina lo espiritual", entre otras.

En ensayo: "Para qué la acción", "Para un moral de la ambigüedad", "El existencialismo y la sabiduría de los pueblos" y "América al día", entre otras.