Español Julián López triunfa en reaparición en la Plaza México

El español Julián López "El Juli" ganó el mano a mano al mexicano Octavio García "El Payo", al cortar dos orejas por una del queretano, en la tercera corrida en la temporada grande en la Monumental Plaza México.

"El Juli", de 33 años, cortó dos orejas a su segundo de la tarde, salió en hombros, y" El Payo", de 25 y admirador del primero, se llevó un apéndice, también del segundo de su lote, de la ganadería Fernando de la Mora que fueron desiguales, uno protestado y otro también, mismo que fue devuelto a toriles.

Julián López, quien reapareció en el escenario, abrió la fiesta, con el capote dio unos buenos pases, verónicas, una rebolera y chicuelinas, y ya con la muleta llevó con calma a un toro sin mucha fuerza, en el segundo intento por derecha se vio mejor el binomio.

Pasó el percal a la izquierda con buen seguimiento del burel a sus pases, volvió a la diestra ante un ejemplar ya entregado, le puso drama al pasar la tela por la espalda para el pase por izquierda, los oles tronaron, hizo dos tandas parado como una estatua, a la hora de la espada dio estocada al tercer intento y recibió gran ovación.

A "El Payo" le tocó "Buena estrella", un toro protestado por un sector del público que gritó "fuera, fuera" por su baja presencia y lo pobre de pitones, por lo cual continuaron los silbidos.

Con saltilleras intentó el queretano elevar la lidia, luego brindó la faena al respetable, fue atropellado por la espalda sin resultar herido, en una tanda por derecha al burel se le doblaron las cuatro patas, se levantó para seguir disminuido, y Octavio logró una media estocada en su segundo intento y escuchó pocos aplausos.

"Ser de luz" fue el nombre del segundo toro para el español, que le dio la bienvenida con buen despliegue del capote, aunque breve, y con la muleta puso toda su experiencia para llevar con ritmo a un burel falto de casta y al final prácticamente lo indujo a la tela para darle contados magistrales pases ante el rugir del público.

En la suerte suprema dio una estocada profunda y los pañuelos empezaron a ser agitados en el tendido y el juez de plaza, Jesús Morales, le concedió dos orejas. "No ha sido fácil", dijo, quien escuchó algunos silbidos al recibir los premios, porque unos asistentes consideraron un exceso este reconocimiento.

Un mejor ejemplar en lo físico le tocó a "El Payo" en su segundo turno de la tarde, y también fue breve con el capote, y de rodillas empezó su faena.

Rápido se conectó con el público, un pase en redondo agradó mucho, le dio remates de pecho, luego el temerario pase por la espalda y le dio una estocada completa, aparecieron los pañuelos y recibió una oreja, y el burel fue aplaudido en su arrastre.

Julián López cerró con "Caporal", de 494 kilos, dándole la bienvenida con un farol y cerró con chicuelinas, después de las banderillas dedicó su faena al público, por derecha fue donde mejor prendieron al inicio, le hizo pases del desdén, un molinete, el de pecho, y finalmente se enchufaron por izquierda, brilló un natural en redondo y un molinete.

Antes de ir con la espada le repitió la dosantina, luego pinchó, dio una estocada caída, fueron agitados varios pañuelos y el juez de plaza no le concedió premio.

Para cerrar la corrida, apareció "Amor Puro" de 483 Kilos, que también fue silbado y finalmente devuelto a toriles y se presentó "Dionicio", de 480 kilos, de buena presentación y de cuernos grandes.

Pese a todo, Dionicio resultó atropellado en la embestida y no permitió que "El Payo" se luciera, además pinchó en la primera y luego dio estocada, el toro no cayó y en el cuarto intento descabelló. "Estuve entregado. Se sueña tantos días con este mano a mano y así, con estos ejemplares, no es posible quedar satisfecho", dijo.