Fracasa diálogo intercoreano sobre reapertura de complejo Kaesong

Las negociaciones entre Corea del Sur y la vecina del Norte sobre la reapertura del complejo de Kaesong, que está cerrado desde marzo pasado, terminaron hoy sin lograr un acuerdo, aunque se reanudarán el lunes próximo, informaron fuentes surcoreanas.

"Las conversaciones entre las dos Coreas sobre la reapertura de su complejo industrial conjunto de Kaesong cerraron este miércoles sin alcanzarse un acuerdo", reveló un funcionario del Ministerio de Unificación de Corea del Sur.

De acuerdo con la fuente después de más de cuatro horas de negociación, las partes no lograron ponerse de acuerdo sobre la forma de reabrir un parque industrial, por lo que las pláticas seguirán el próximos 15 de julio, según un reporte de la agencia informativa Yonhap.

Tras acordar la semana pasada la reapertura del complejo, en una inusual reunión fronteriza, representantes de ambos países se reunieron este miércoles en la ciudad fronteriza norcoreana de Kaesong, para definir los detalles de la reapertura.

Sin embargo, "la brecha política entre ambas partes fue demasiada amplia para poder ser conectada", destacó el funcionario del Ministerio de Unificación de Corea del Sur, encargado de los asuntos transfronterizos.

El gobierno de Corea del Sur desde un principio ha pedido al Norcorea que acepte medidas salvaguardas contra otro futuro cierre unilateral del complejo, cerrado unilateralmente por Pyongyang el pasado 9 de abril, cuando retiró a todos sus trabajadores.

En un discurso en la reunión del miércoles, el jefe de la delegación surcoreana, Suh Ho, dijo que Corea del Sur quiere que el Norte anuncie acciones sólidas que no tiene intención de tomar medidas unilaterales para evitar las actividades o retirar a sus trabajadores en un futuro.

El jefe de la delegación norcoreana, Park Chol-su, dijo a su vez en el encuentro, que ambas partes deben abstenerse de tomar medidas que afecten las operaciones normales en el complejo industrial y se reanuden de inmediato las operaciones.

Observadores habían pronosticado que la reunión de este miércoles sería difícil, para que Corea del Norte aceptara la posición del Sur, ya que supondría que Pyongyang acepta la responsabilidad del cierre del parque industrial.