Marcus Mariota recobra la memoria y da triunfo a Titanes sobre Santos

El mariscal de campo novato Marcus Mariota regresó a la actividad por la puerta grande y guió a Titanes de Tennessee (2-6) al triunfo en tiempo extra 34-28 sobre Santos de Nueva Orleans (4-5), ante la incredulidad del Mercedes-Benz Superdome.

Así que en esta novena semana de acción en la temporada 2015 de NFL, Titanes le dio una inmensa alegría a su entrenador interino Mike Mularkey, quien asumió el cargo apenas el martes tras el despido de Ken Whisenhunt, por no mencionar a sus aficionados, que llevaban seis semanas consecutivas siendo el "hazmerreír" de sus amigos.

El ganador del Trofeo Heisman en 2014 no sólo le urgía recuperarse de su lesión en la rodilla izquierda, sino que también necesitaba recobrar la memoria con una buena actuación que demostrara que lo ocurrido en su debut, con cuatro pases de anotación, no fue obra de la casualidad.

Así que el ex pasador de Patos de Oregon puso manos a la obra y repitió aquella hazaña, con "póker" de touchdowns que dejó atónitos a todos, en especial a su homólogo Dreew Brees, quien la semana pasada se sirvió "con la cuchara grande" y lanzó siete.

En el primer capítulo, se alió con el ala cerrada Delanie Walker (61 yd) y en el segundo repitió blanco, con pasecito corto de dos yardas; para el cuarto episodio encontró al receptor Justin Hunter (8 yd) y en el alargue cerró su obra maestra con envío al veterano ala cerrada Anthony Fasano (5 yd).

De esta forma, Nueva Orleans permitió una anotación en la prórroga por primera vez desde 1979, cuando en la apertura de dicha campaña James Mayberry, de Halcones de Atlanta, les interceptó y regresó el ovoide hasta las diagonales.

Mariota volverá a Nashville con la satisfacción de ser el primer novato en la historia de la Liga con al menos 350 yardas (371) y cuatro disparos a la "tierra prometida" sin intercepción, logro adornado por 28 completos de 39 posibles.

En tanto a Brees se le "acabó" la magia y también firmó 28 de 39 envíos intentados, ganancia de 389 yardas, tres lanzamientos a las diagonales y una intercepción.

Anotación por cuartos:

Total

Tennessee 10 07 03 08 - 06 -- 34

Nueva Orleans 14 07 00 07 - 00 -- 28

Pittsburgh, Pa.- Tarde agridulce se vivió en el Heinz Field, con la agónica victoria de Acereros de Pittsburgh (5-4) 38-35 sobre Raiders de Oakland (4-4), en la cual el receptor Antonio Brown lució con una tarde histórica, pero el mariscal de campo Ben Roethlisberger encendió las alarmas con una lesión en el pie izquierdo.

"Big Ben" abandonó con ayuda el emparrillado durante el último cuarto y el entrenador en jefe de los "metaleros", Mike Tomlin, se vio obligado a utilizar a Landry Jones, ante la ausencia del segundo suplente, Michael Vick.

Antes de su salida, el experimentado quarterback registraba 24 pases correctos de 44, ganancia de 334 yardas, dos touchdowns y una intercepción.

Jones, en tanto, logró cuatro de seis para 79 yardas, siendo el más importante el riflazo de 57 yardas para Brown, que puso en posición franca de gol de campo a su pateador Chris Boswell, autor del triunfo a dos segundos del final.

El sorprendente Brown estableció un nuevo récord para la franquicia con 17 recepciones y 284 yardas cosechadas; al tiempo que "Big Ben" dejó atrás a Joe Montana y a Johnny Unitas, por lo cual ya es el decimocuarto pasador de todos los tiempos en cuanto a yardas áreas.

Por su parte, los "malosos" se fueron con las manos vacías después de un gran esfuerzo, sobre todo de su pasador Derek Carr, quien logró 24 aciertos de 44 posibles, 301 yardas, cuatro pases de anotación y una intercepción.

Anotación por cuartos:

Total

Oakland 07 07 07 14 -- 35

Pittsburgh 03 18 00 17 -- 38