Critican a partidos alemanes por constantes promesas electorales

Las promesas electorales de los cuatro mayores partidos políticos alemanes costarán a los electores decenas de miles de millones de euros, gran parte de ellos procedentes de nuevos impuestos y contribuciones, informó el Instituto de la Economía Alemana (IW).

El Director del IW, Michael Hüther, declaró este miércoles en conferencia de prensa en Berlín que esos costos son "veneno para la coyuntura económica y para el mercado de trabajo en Alemania". El instituto es cercano al empresariado alemán.

Hüther advirtió que los partidos han vuelto a la práctica de dar "regalos electorales".

Esas promesas electorales se traducirían en la pérdida de 900 mil empleos. El Instituto llevó a cabo los cálculos de lo que cuestan las promesas políticas de cada partido.

Las promesas de los opositores partidos Socialdemócrata (SPD) y Verde costarían 59 mil millones de euros anuales.

Las del Partido La Izquierda ascenderían a cerca de 170 mil millones de euro anuales, el partido gobernante, la Unión Demócrata Cristiana, ha hecho promesas electorales por un total de 12 mil millones de euros.

Sólo el Partido Liberal (FDP), que forma parte de la coalición de gobierno, le significaría a los contribuyente un aligeramiento de sus cargas tributarias por mil 500 millones de euros.

La gran mayoría de las propuestas electorales de la CDU, SPD, Verdes y La Izquierda significan incrementos fiscales y promesas en temas de política social que cuestan al gasto público.

La paradoja es que los impuestos y las contribuciones están generando al erario público de Alemania mucho dinero adicional porque se han creado numerosos nuevos empleos, lo que significa que hay nuevos causantes fiscales.

A pesar de ellos, los cuatro partidos planean todavía más impuestos y contribuciones, en gran medida sobre las empresas, así como caros programas de política social.

Hüther dijo que "desde la perspectiva económica, los programas electorales (presentados hasta ahora) son un desastre, algunos en mayor medida que otros. Mientras que unos regalan puestos de trabajo, otros ponen empleos en peligro.

Las pensiones de jubilación que proponen la Unión Demócrata Cristiana y la Unión Socialcristiana para las madres cuestan al erario 12 mil millones de euros anuales, lo que impediría la creación de 100 mil nuevos puestos de trabajo.

Los partidos de oposición quieren gravar todavía mas a los contribuyentes. Esos nuevos impuestos serían el aumento de los que ya se cobran a quienes mas ganan, así como uno adicional a quienes tienen capitales y fortunas. También han prometido un impuesto de solidaridad y de garantía de las pensiones para la vejez.

Esos aumentos fiscales y del gasto público representan un total de 60 mil millones de euros anuales y con ese gasto se impediría la creación de hasta 300 mil empleos.

En ese cálculo no se tomó en consideración el impacto negativo que tendrían los impuestos propuestos por la oposición en la realización de nuevas inversiones y para la creación nuevos puestos de trabajo.

La promesa electoral de la izquierda es revertir todas las reformas que han disminuido el monto de las pensiones y del seguro del desempleo.

El instituto puso de relieve que si bien las promesas de los liberales son las que menos costos generarían, ese partido todavía no ha concretizado del todo sus planes.