Buscan en EUA que aumento al salario mínimo sea tema electoral

Los trabajadores de comida rápida realizarán este martes, cuando tendrá lugar el debate presidencial republicano, una huelga a nivel nacional con el fin de que su demanda de que el salario mínimo aumente a 15 dólares la hora sea tema en la elección de 2016.

"Lucha por $15", el grupo que representa a trabajadores de bajos ingresos, convocó al paro en 270 ciudades estadunidenses para manifestarse frente a alcaldías y casas de gobierno en una campaña que llame a los trabajadores a votar por candidatos que respalden el aumento salarial.

Las uniones sindicales planean por su parte realizar protestas paralelas en otras 200 ciudades que culminará por la noche con una protesta frente al teatro en Milwaukee, Wisconsin, donde se llevará a cabo el debate.

El grupo, que tiene tres años luchando por el aumento salarial, espera movilizar como fuerza política a los 64 millones de trabajadores en Estados Unidos que ganan el salario mínimo impulsando campañas de voto y registro de electores.

Un estudio del grupo activista National Employment Law Project (NELP) señala que el 42 por ciento de la fuerza laboral en Estados Unidos gana menos de 15 dólares la hora.

Los hispanos y las mujeres de color son los más afectados. Mientras los latinos representan el 16.5 de la fuerza laboral nacional, casi el 23 por ciento de ellos ganan menos de 15 dólares la hora.

La Unión Internacional de Trabajadores de Servicio (SEIU), que fundó "Lucha por $15", ha señalado que busca notificar a aspirantes a la Casa Blanca que los trabajadores organizados utilizarán su fuerza política para "hacerlos rendir cuentas".

Todos los precandidatos demócratas incluyendo los punteros Hillary Clinton y Bernie Sanders, han marcado como tema central de campaña la brecha de ingreso entre los más ricos y la clase media y respaldan el aumento al salario mínimo de entre 12 y 15 dólares la hora de los 7.5 dólares actuales.

Sin embargo, los aspirantes republicanos se oponen a mover el mínimo federal utilizando el mismo argumento que los restaurantes de comida rápida y otras empresas en el sentido de que perjudicaría la creación de fuentes de trabajo.

La cadena McDonal´s ha justificado su negativa al incremento salarial indicando que la medida le orillaría a sustituir a los empleados por tecnología automatizada.

En Estados Unidos los grupos partidistas o sin filiación política pueden realizar campañas para incluir en el padrón electoral a aquellos votantes elegibles que no están registrados.

El más reciente sondeo de NELP reveló que casi el 70 por ciento de los ciudadanos que no están en el padrón, está dispuesto a acudir por primera vez a las urnas para apoyar al candidato presidencial que favorezca el aumento a 15 dólares del salario mínimo.

La organización estima que en Estados Unidos hay alrededor de 48 millones de electores potenciales.