Escribir para niños, reto de inteligencia para los autores: Baranda

Con 30 años en el oficio de escritora y 15 de hacerlo para el público infantil, la escritora mexicana María Baranda se emociona y disfruta con la alegría de sus lectores que temen o gozan con sus historias, y con quienes tiene una franca retroalimentación.

Y es que a 15 años de haber dirigido sus letras a este sector del público, los retos siguen siendo los mismos: crear propuestas literarias interesantes, de calidad, que satisfagan a un público al que considera exigente y con mucha inteligencia.

Entrevistada tras la presentación de su más reciente libro "Temible monstruo", en la 35 Feria Internacional del Libro Infantil y Juvenil (FILIJ), Baranda opinó que "los escritores nos tenemos que hacer responsables de nuestros niños", pues es una convencida de que si éstos "leen cosas profundas éstas tocarán su imaginario y eso siempre ayuda a cambiar las cosas".

Escribir para niños, afirmó a Notimex, es todo un reto, porque como autor tienes que dar con la historia adecuada y el tono correcto, hacerlo con mucha inteligencia para que a su vez esos textos representen un reto a la inteligencia de los pequeños lectores.

Uno no planea historias, "las historias lo cazan a uno y hay que estar atentos, abiertos a ver qué llega", dijo Baranda, quien sin embargo reconoció que tiene ciertos rituales, como caminar mucho antes de escribir.

Sobre su proceso creativo, compartió que no escribe pensando en la niña que un día fue, sino desde su parte de escritora, consciente de que a veces puede crear algo adecuado para ellos y a veces no, e igual tiene que aceptarlo.

En el caso de la poesía, expuso, las imágenes tienen que ser más claras y las metáforas más abiertas para llegar a los niños, el ritmo también es muy importante, pero ella no trabaja solo la rima o la parte plástica del lenguaje, que es enriquecedora, sino prioritariamente desde la poesía misma.

Inquirida sobre si a 15 años de dedicarse a este público las exigencias han cambiado, Baranda rechazó que eso suceda, "y espero que (las dificultades) siempre existan, porque es lo que me hace querer siempre ser mejor escritora", añadió.

Recordó que los niños son un público espontáneo, que la retroalimenta lo mismo si le cierra el libro porque no le gustó, que si le manda cartas o le obsequia dibujos.

En cuanto a "Temible monstruo", ilustrado por Carla Besora y publicado por El Naranjo", comentó que igual que todos los libros que ha trabajado con esta casa editora, es un material muy trabajado, muy decantado, para que el resultado sea el esperado, un libro de calidad visual y con una historia capaz de atraer y cautivar a su lector.

El libro se presentó anoche en FILIJ, un foro que consideró idóneo porque convoca a niños de todas las edades y características; luego irá a la FIL de Guadalajara y al interior del país, donde también realiza habitualmente algunas presentaciones de su obra.

El Naranjo tiene previstas otras presentaciones como la de este domingo a las 13:00 horas, donde Toño Malpica presentará "La más densa tiniebla", en el Foro 2 de la FILIJ, con el apoyo del cuentacuentos Gerardo Méndez.

También hoy, pero a las 16:00 horas, se presenta en Café y Letras "El ajedrez de Natzuki"; en el mismo foro, el próximo sábado 14 será narrado "Dragones en el cielo", a las 13:00 horas, y a las 18:00, "Nadie detiene a las golondrinas", presentado por Adriana Campos y María García Esperón.

Mientras que el domingo 15, a las 17:00 horas, llegará a "Café y Letras" el libro "Hermano Lobo", comentado por Benjamín Briseño y la editora Ana Laura Delgado.