Gobernar Iztapalapa "no es un día de campo": Dione Anguiano

Cimentada en un gobierno de derechos, de servicios de calidad y de corresponsabilidad ciudadana, la administración de Dione Anguiano buscará durante su trienio cambiar la cara de Iztapalapa, la delegación más grande y más poblada de la capital.

En entrevista con Notimex, afirma que la jefatura delegacional es para ella una gran responsabilidad, "no es un día de campo, no es estar de lujo, es un espacio donde también tienes que restringir tu vida privada y tu espacio de confort por presentar buenos resultados".

La ex directora del Instituto del Deporte del Distrito Federal subraya que está decidida a resolver los dos principales problemas de la jurisdicción: la inseguridad y la falta de agua potable de calidad, en ese orden.

Sin embargo, mencionó que para cumplir con esa tarea se requiere de la gestión y acción de los diferentes niveles de gobierno, federal, local y delegacional.

"Uno de los temas que la gente percibe que tenemos que resolver es el asunto de la seguridad, escucho más demanda de ese tema que de los servicios, para ello primeramente ya se constituyó el gabinete de seguridad, que necesariamente tendrá que tener una coordinación con diferentes áreas de la demarcación", reveló la ex asambleísta.

Anguiano mencionó que dicho gabinete no será una área de control, sino preventiva, en la cual está incluida la gente que tiene a su mando la seguridad, pero también las áreas sociales, lo que permitirá evaluar los espacios.

"Por ejemplo, hace algunos días me comentó un ciudadano que en donde se encuentra el poste del botón de auxilio cercano a su domicilio está copado por un montículo de basura y la gente no podría presionarlo".

Entonces, agregó, damos la instrucción de que se limpie el espacio, a partir de esta coordinación, refirió la jefa delegacional en Iztapalapa tras hacer un recorrido por el campamento de Aculco para conocer las condiciones y necesidades de las diferentes áreas de trabajo en el lugar.

La abogada planteó que la seguridad pública es un asunto de seguimiento, "estamos planteando también que los viernes podamos recibir a vecinos con su demanda de seguridad para resolverla".

Si se resuelve lo sabremos a través de ellos, "no me quedaré con el informe de la policía, estoy pidiendo que se entregue el informe de los vecinos, para saber si realmente está funcionando el código águila, tenemos que hacer una política preventiva con alto grado de participación ciudadana", expresó.

La también ex Procuradora Social del Distrito Federal apuntó que el poder brindar agua potable de calidad a los vecinos de las colonias de la demarcación es un tema complicado.

Enfatizó que el presupuesto delegacional no alcanza para renovar la infraestructura hídrica, ya que la mitad del mismo se ocupa para pagar la nómina de nueve mil trabajadores de base.

La infraestructura de la delegación está añeja, de 79 pozos que existen, alrededor de 30 están en pésimas condiciones, es necesario cambiar la red de agua, se requieren además 11plantas potabilizadoras, demandó Anguiano.

Dejo claro que el problema en Iztapalapa no solo es el abasto, sino también la calidad del agua, "si son varios puntos que tenemos que tratar en cuestión de infraestructura, la delegación no cuenta con el presupuesto necesario", reveló.

"Hice un trabajo de qué es lo requiere la delegación en materia de infraestructura con el Sistema de Aguas de la Ciudad de México, y el monto para poder reparar la infraestructura es de mil 500 millones de pesos", subrayó.

"Tenemos tres mil 600 millones de presupuesto, alrededor de la mitad se va en la nómina, tenemos más de nueve mil trabajadores de base, mil 500 se va en nómina, si metiéramos todo a restablecer la infraestructura del agua se nos caerían todos los servicios", mencionó Anguiano Flores, tras recordar además que Iztapalapa es más grande que 13 estados del país.

Explicó que su administración además de cimentarse en los tres ejes de gobierno relatados con anterioridad, será transparente, sin corrupción, "un gobierno empático a la población".

Finalmente, la perredista, quien a diferencia de Jesús Valencia, su antecesor en la jefatura delegacional, aseguró que sí vive en Iztapalapa e incluso facilita cubetas de agua de la cisterna de su domicilio a sus vecinas ante la carestía del vital líquido, señaló que es una persona que la gente sabe que va a responder.

"Y que me puedo para en cualquier lado sin protección, porque no le debo nada a nadie, porque mi gran seguridad es la propia gente", expresó la vecina de la colonia Granjas San Antonio.

"Algunos ciudadanos, incluso, me conocieron cuando hacía la gestión de servicios para mi colonia de agua y bacheo, saben quién y qué soy estoy tratando de que la gente pueda ver un cambio de las formas de gobierno sobre todo para que la gente sepa que es un cambio, tengo que ser coherente con lo que digo y hago, no va a cambiar la situación por ser delegada", prometió.

De acuerdo con el Censo 2010 del INEGI, Iztapalapa reportó una población de un millón 815 mil 786 habitantes, que la ubicaron como la demarcación más poblada de todo México.