Cuidan 31 mil guardias políglotas a peregrinos en La Meca

El gobierno de Arabia Saudita puso en operación un pequeño ejército de 31 mil hombres políglotas, incluido el lenguaje para sordomudos, a fin de brindar seguridad a los millones de peregrinos que asisten estos días a La Meca.

Maeed bin Musleh Al-Joaid, subcomandante de las fuerzas especiales dijo que el objetivo es que los peregrinos tengan paz a fin de que puedan concentrarse en sus oraciones.

Añadió que los oficiales hablan varios idiomas, entre ellos inglés, urdu, francés y persa, sin olvidar el lenguaje de señas para sordomudos, reportó el sitio de noticias albawaba.

Además de la seguridad, se encargan de controlar a las multitudes que se dan cita en ese sitio de peregrinaje, el más sagrado del Islam, y organizan su recorrido.

La vigilancia se presta las 24 horas del día, e incluye detectives vestidos de civil y agentes de tránsito, a los cuales se suma un contingente de ocho mil 500 trabajadores de limpieza y sanidad más 350 camiones de transporte de basura.

En 2012 acudieron a La Meca alrededor de tres millones de peregrinos, pero en este año los peregrinos extranjeros autorizados se reducirán en una quinta parte y los sauditas en 50 por ciento, a fin de permitir la realización de algunas obras, según se anunció a fines de junio.

El despliegue de los 31 mil guardias se dará durante el mes santo del Ramadan, sin embargo la afluencia de creyentes crecerá durante el próximo octubre.

A la fecha ha concluido la primera fase de la ampliación de la Gran Mezquita de La Meca, que hizo crecer su capacidad en 400 mil devotos gracias a los tres pisos de un nuevo anexo, aunque el objetivo es ampliar la capacidad a dos millones de peregrinos.

La reducción en el número de visas a los creyentes extranjeros se vio acompañada del límite de 14 días de estancia, lo que en conjunto significará perdidas a la industria turística saudita por mil 300 millones de dólares sólo durante el Ramadán.

Además, se prevé que para mediados de 2014 inicie la realización del proyecto para mejorar el transporte en La Meca, compuesto por cuatro líneas de tren subterráneo con 88 estaciones, y una red de rutas de autobuses, que será concluida en tres años.