Amonestan a campamentos tortugueros en Cancún por incumplir normas

Dos campamentos tortugueros que funcionaban en playas de Cancún, bajo permiso de autoridades ambientales, fueron amonestados por la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa) al incumplir disposiciones legales.

En un comunicado, la Profepa informó que el pasado fin de semana, inspectores de la dependencia realizaron una revisión a 10 campamentos tortugueros establecidos en hoteles de Cancún, de los cuales dos no cumplieron con las normas establecidas.

El Programa de Inspección se realizó en cumplimiento de la Norma Oficial Mexicana NOM-162-Semarnat-2012, que establece las especificaciones técnicas de los sitios de anidación de tortugas, incluyendo tamaños, medidas y materiales de los corrales de anidación.

En el caso de dos campamentos establecidos en hoteles (no se especificó cuáles), se incumplía con esas normas y se realizaban prácticas consideradas nocivas para la anidación de tortugas, como colocar camastros, tarimas removibles y otras estructuras en sitios de anidación.

Ante ello, los inspectores de la Profepa amonestaron a los hoteles y les dieron un plazo de 10 días (conforme marca la ley), para que corrijan las irregularidades. Si al término de ese lapso no cumplen con lo señalado, podrían hacerse acreedores a severas multas.

Por otro lado, la dependencia señaló en el mismo comunicado, que un turista fue mordido por un cocodrilo en un campo de golf, ubicado dentro de un complejo hotelero en Quintana Roo.

Los hechos ocurrieron cuando el turista ignoró una cinta plástica con la leyenda "Peligro: área de cocodrilos", y entró a buscar una bola de golf que había caído en una zona en donde anidaba una hembra de cocodrilo tipo Moreletii.

El animal mordió al turista en la mano y en la espalda, por lo que fue necesario prestarle atención médica.

Sin embargo, horas más tarde, el veterinario Javier Alberto Carvallar Osorio, responsable técnico de la Unidad de Manejo para la Conservación de la Vida Silvestre "Crococun-zoo", recomendó mantener en el lugar al cocodrilo y su nido.

Lejos de mover a los animales de su hábitat natural, en todo caso es necesario incrementar las advertencias a los turistas para que respeten los letreros de "Peligro: área de cocodrilos", resaltó.