Analistas descartan recorte en tasas ante dato de inflación

Analistas descartan un recorte en la tasa de interés referencial de 4.0 por ciento parte del Banco de México (Banxico), en su reunión del próximo viernes, ante el positivo dato de la inflación de junio, mes en el que registró su segunda baja consecutiva.

El dato de los precios al consumidor para el sexto mes del año -que ascendió a 4.09 por ciento anual y de menos 0.06 por ciento mensual- también llevó a los especialistas a confirmar su expectativa de inflación para el cierre de 2013.

A decir de Javier de Sayve, analista de Invex Banco, las condiciones monetarias llevadas por un precio depreciado (por la vía del tipo de cambio) descarta la posibilidad de que el Banxico pudiera rebajar, una vez más, la tasa de referencia en la siguiente reunión de la junta de gobierno, a realizarse el viernes 12 de julio.

De ahí, explicó, de continuar con la tendencia de subejercicio del gasto y una reducción mayor en el componente subyacente, el crecimiento económico del país podría verse afectado para el segundo semestre del año.

De junio a diciembre se espera que las condiciones financieras empiecen a normalizarse en Estados Unidos, con una reducción en el programa de compra de activos por parte de la Reserva Federal, agregó.

El experto destacó que los datos reportados están dentro del rango que habían estimado para el mes de junio y, por lo tanto, no modifican la proyección hacia finales de año, que es de 3.38 por ciento para finales de diciembre de 2013.

Para BBVA Research la inflación está convergiendo claramente hacia 4.0 por ciento año contra año, y, en ausencia de nuevos choques de oferta debe bajar de dicho umbral antes de septiembre, debido a que factores fundamentales favorables como los menores precios de las materias primas y la holgura en la economía prevalecerán.

Sin embargo, la inflación no subyacente seguirá siendo el principal riesgo al alza dada la alta volatilidad mostrada por sus componentes este año, explicó.

Para el coordinador de Estudios Económicos y Sociales de Banamex Citi, Arturo Vieyra, los riesgos de la inflación están equilibrados, ya que, por un lado, se estima un aumento menor a lo esperado de los precios de las mercancías.

Además de que algunas tarifas de servicios relacionados con el turismo aún no muestran totalmente el impacto de la reciente depreciación cambiaria.

Por otro lado, la demanda interna sigue siendo débil, a la vez persiste la intensa competencia en las cadenas comerciales al menudeo.

Ambos factores, consideró, continuarán presionando a la baja los precios, además de que se prevé que la tasa de crecimiento anual de los precios agrícolas seguirá bajando en los próximos meses, por lo que " mantenemos nuestras expectativas de inflación para fin de año en 3.6 por ciento anual y para la subyacente en 3.0 por ciento anual", manifestó.

En tanto, José Isaac Velasco, analista del Grupo Financiero Ve por Más (Bx+), dijo que los datos de inflación por debajo del consenso ha sido una constante en las últimas publicaciones, sugiriendo que al final del año ésta se encontrará dentro del rango objetivo del Banxico.

El próximo viernes, agregó, tendrá lugar la reunión de política monetaria del Banxico y al respecto, el diferencial de la Tasa de Interés Interbancaria de Equilibrio (TIIE) de tres meses y el swap se ha cerrado, indicando que el mercado espera una pausa en tasas.

Así, refirió, "en Bx+ anticipamos que la institución central mantendrá la tasa de referencia sin cambios en su próxima reunión".

Subrayó que un factor clave serán los comentarios referentes a la postura monetaria relativa de la institución con respecto a otras economías, el cual ha estado presente en los últimos comunicados.

También estimó que la inflación medida por el índice general tendrá un avance de 3.99 por ciento para el cierre de 2013.

No obstante, abundó que si bien las presiones en precios de agropecuarios se han disipado existen riesgos de nuevas contingencias sanitarias, como la gripe aviar observada en meses anteriores, que afecten los precios pecuarios, y de contingencias climáticas que afecten los costos de productos del campo, entre otros factores.