Déficit fiscal de Brasil puede superar este año los 25 mil mdd

El déficit fiscal de Brasil podría alcanzar este año los 25 mil millones de dólares, informó el gobierno y subrayó las dificultades de la potencia sudamericana para equilibrar las cuentas públicas ante la acuciante recesión.

A través de un comunicado, los ministerios de Planificación y de Hacienda reportaron la noche del martes al poder Legislativo sobre la situación.

Señalaron que, al déficit previsto de 15 mil 400 millones de dólares, se podrían sumar otros 10 mil adicionales si el Tesoro debe pagar este año la deuda contraída con acreedores estatales, fundamentalmente bancos públicos.

En un contexto de recesión que debe alcanzar el 3.0 por ciento este año, el Gobierno había previsto hace unos meses un déficit estimado entre 12 y 15 mil millones de dólares.

Sin embargo, en esa cifra no estaban contabilizadas las llamadas "pedaladas fiscales" -las maniobras gubernamentales para dilatar los pagos, consideradas ilegales por el Tribunal de Cuentas-, estimadas en otros 10 mil millones suplementarios.

Si el Ejecutivo se viera obligado a abonar este año esa cifra a bancos y acreedores, el déficit fiscal del país -una de las razones de la caída de la confianza de los inversores internacionales en Brasil- podría aumentar, pues los ingresos no cesan de caer por la desaceleración económica.

El gobierno brasileño admitió esta semana que la economía caerá por lo menos 2.8 por ciento este año, mientras los analistas prevén que la recesión supere el 3.0 por ciento en 2015 y el 1.0 por ciento el próximo año.

A este complejo cuadro económico se suma la inestabilidad política, derivada de la falta de apoyos del Ejecutivo en el Congreso de los Diputados para aprobar reformas económicas, y de las divergencias en las filas del Partido de los Trabajadores (PT) de la presidenta Dilma Rousseff en la formulación de estrategias para enfrentar la crisis.

Si bien una parte del Gobierno, con el ministro de Hacienda, Joaquim Levy, a la cabeza, defienden recortes profundos del gasto por medio de una reforma del sistema de pensiones y un aumento de los impuestos, el ex presidente Luiz Inácio Lula da Silva -muy influyente en las filas del partido- piden que se active la economía por medio de una expansión del gasto estatal, incluso sugieren la dimisión de Levy.