Seguridad social, empleo y educación, reto ante estimación poblacional

Ante las proyecciones del Consejo Nacional de Población (Conapo) que indican que la sociedad mexicana se dirige hacia la última etapa de la transición demográfica y se reduce el crecimiento poblacional, México enfrentará retos en materia de seguridad social, salud, empleo y educación para atender las necesidades que de ello se derivan.

La transición demográfica refiere el paso de un régimen caracterizado por altos niveles de mortalidad y fecundidad, hacia otro donde estos y la tasa de crecimiento se encuentran en descenso, producto de las políticas de población implementadas en años pasados, como la de planificación familiar y la de salud reproductiva.

En el marco del Día Mundial de la Población, a celebrarse el 11 de julio, el representante adjunto del Fondo de Población de Naciones Unidas en México, Alfonso Sandoval, señaló que como parte del proceso de transición México tendrá una alta proporción de población joven y adulta, lo que incrementa las posibilidades de generación de riqueza.

Pero esto siempre y cuando haya las condiciones y niveles requeridos de generación de empleos, "es en esta materia donde radica el principal reto de México", pues de lo contrario se perdería la oportunidad de aprovechar el llamado bono demográfico que se proyecta para los próximos 30 años.

En ese sentido, consideró en entrevista para Notimex que México debe también atender el tema de la educación ya que está ligado directamente con el empleo, de tal manera que si los jóvenes están más preparados habrá mejores oportunidades en el campo laboral.

Al respecto consideró que otros retos ante este escenario son la cobertura de seguridad social y atención en salud, en lo que -opinó- "México aún no está preparado en infraestructura y personal", por lo que: "es importante que estos desafíos sean atendidos prioritariamente, expresamente dentro de las políticas públicas, sociales y de salud".

De acuerdo con las estimaciones, en 2012 la población en México ascendía a alrededor de 116.9 millones de habitantes, se prevé que en las próximas tres décadas la población en edades laborales continuará aumentando y con ello se incrementará el potencial productivo.

En la actualidad la población económicamente activa representa 87.2 millones de personas y se espera que para el año 2020 ascenderá a 98.9 millones y a 114.4 millones en 2050, lo que incrementará la demanda de empleo, según las proyecciones del Consejo Nacional de Población.

Este año el tema central del Día Mundial de la Población es la concientización sobre los problemas que conlleva el embarazo en jóvenes y adolescentes, y ante ello Alfonso Sandoval destacó la importancia de que los países inviertan en la juventud.

"Invertir no sólo directamente en sus condiciones de salud y educación, sino también en su entorno para poder aprovechar todo el potencial" que representa este sector de la población, es decir una inversión integral que atienda todos los ámbitos.

En ese sentido, coincidió con el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, quien afirmó en su mensaje por esta conmemoración que, "si dedicamos atención y recursos a la educación, la salud y el bienestar de las adolescentes, estas se transformarán en una fuerza aún más poderosa para el cambio positivo de la sociedad, que tendrá efectos en las generaciones venideras".

Respecto al Índice de Desarrollo Humano (IDH) en México, del cual en meses pasados se reportó que al tomar en cuenta el factor desigualdad cae de 0.775, general, a 0.593, Sandoval reconoció que hay marcadas desigualdades a nivel interno a pesar del buen posicionamiento con respecto a otros países.

"Los niveles de pobreza también demuestran los contrastes entre el gran desarrollo del país en un aspecto, pero también la enorme desigualdad que sigue existiendo y que afecta a la población tanto en el campo como en la ciudad", expresó.

Sobre las proyecciones presentada por el Conapo, consideró que son una herramienta útil para entender el cambio poblacional y ofrecer un marco de referencia para las políticas de desarrollo del país, "no sólo sirven para contar con mejores estimaciones demográficas, deben constituir una base útil para la planeación del desarrollo en todos los niveles", dijo.

En ese sentido afirmó que la labor que desarrolla México en materia de herramientas para tener medidas más precisas acerca de la población "es destacable", ya que aborda las distintas conformaciones poblacionales e incluso "se puede decir que es líder en información sociodemográfica".

"México es uno de los países líderes en el ámbito latinoamericano y mundial en materia de información sociodemográfica con los censos de población y encuestas" con los que cuenta, entre ellos, las encuestas nacionales sobre migración, jóvenes y mujeres, pueblos indígenas, etc., afirmó el funcionario del Fondo de Población de la ONU.

Sobre la colaboración de este Fondo con México, explicó que más que económica es técnica, "se busca potenciar más la capacidad de organismos en la cooperación técnica, en el desarrollo de modelos de trabajo, de intervención en poblaciones prioritarias, sobre fenómenos que requieren mayor profundización", y señalo la cooperación con el Conapo.

De acuerdo con la Organización de Naciones Unidas, el aumento de la población mundial a siete mil millones en 2011 ha tenido profundas consecuencias para el desarrollo, pues un planeta con esas cifras representa un desafío y una oportunidad con repercusiones en la sostenibilidad, la urbanización, el acceso a los servicios de salud y el empoderamiento de los jóvenes.

El Día Mundial de la Población fue establecido por el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) y se conmemora el 11 de julio de cada año con el objetivo de concientizar a la sociedad, gobiernos e instituciones sobre la importancia de los temas de población y el impacto que tiene en los indicadores de desarrollo en cada país.