Tiene comunidad internacional imagen distorsionada de España

La comunidad internacional y algunos inversores tienen una imagen distorsionada de España por la corrupción, que no se corresponde con la realidad actual del país iberico, advirtió hoy el diario español El País.

Advirtió que es peligroso acudir a futuros procesos electorales en España sin resolver antes los grandes casos de corrupción.

La sensibilidad de la sociedad está cambiando y el 51 por ciento de los españoles creen que hay mucha gente corrupta.

Luego, casi todos los demás, aun aceptando que los corruptos son pocos, piensan que causan un gran perjuicio por las enormes cantidades de dinero que manejan, según el último sondeo de Metroscopia para El País.

"Apenas rebasan un tercio los que creen que la corrupción va en aumento, porcentaje nada desdeñable, pero inferior al que está de acuerdo con que ahora se lucha más y mejor contra la corrupción, y que a eso responde la salida a la luz de muchos más casos: seis de cada 10 españoles participan de esa idea", dijo.

La preocupación de ciertas embajadas y de algunos inversores internacionales por la corrupción en España no se corresponde con la realidad actual.

Es un reflejo ante la acumulación de casos del pasado en los juzgados y su gran eco mediático, más que de la aparición de asuntos nuevos.

Insistió en que es arriesgado acudir a los procesos electorales de los años venideros con las investigaciones empantanadas y la injustificable esperanza de que las urnas lo perdonarán.

Puso como ejemplo que el llamado caso Gürtel lleva cinco años bajo instrucción y los hechos investigados son de la década pasada e incluso antes, aunque los llamados papeles del ex tesorero del Partido Popular (PP), Luis Bárcenas, eran desconocidos hasta su publicación por este diario español, a finales de enero.

Añadió que la presunta desviación de fondos de los ERE en Andalucía se produjo durante el decenio anterior y la investigación se encamina a los tres años.

A su vez, la presunta malversación evidenciada por el llamado caso de Iñaki Urdangarin, esposo de la infanta Cristina, que afecta a la Casa Real, se refiere también a hechos de la década pasada.