Rechaza Rick Perry reelegirse como gobernador de Texas

El gobernador de Texas, Rick Perry, rechazó hoy buscar su cuarta reelección, pero dejó abierta la posibilidad de intentar de nuevo postularse a la candidatura republicana para la presidencia de Estados Unidos.

"Sigo entusiasmado con el futuro y los retos del futuro, pero ha llegado el momento de pasar el manto de liderazgo", dijo Perry.

"Anuncio que no voy a buscar la reelección como gobernador de Texas. Voy a pasar los próximos 18 meses en el cargo dedicado a crear más puestos de trabajo, a aprovechar la oportunidad y la innovación. Guiaré activamente este gran estado", señaló.

El gobernador hizo el anuncio ante unos 200 simpatizantes reunidos en el establecimiento de uno de los mayores distribuidores de Caterpillar en Estados Unidos, para simbolizar con la maquinaria pesada el trabajo y la creación de empleos en la entidad.

Perry ha sido el gobernador de Texas que más tiempo ha permanecido en el cargo, al haber llegado a la gubernatura como interino en el 2000 al reemplazar al entonces gobernador, George W. Bush, quien dejó el cargo para asumir la presidencia de Estados Unidos.

En el 2002, al término de su interinato, fue electo por primera vez y reelecto en el 2006 y 2010. Su actual periodo en la gubernatura concluye en enero de 2015.

Perry no ha confirmado sus planes de buscar de nuevo la candidatura republicana a la presidencia, pero tampoco ha descartado la idea de buscar la postulación a la Casa Blanca plazo.

Nunca ha perdido una elección a lo largo de su carrera política de 27 años y se ha convertido en uno de los políticos favoritos entre los republicanos de tendencia conservadora.

El funcionario dijo este lunes que se asumía la decisión de no postularse para gobernador de nuevo "con un profundo sentido de humildad y agradecimiento, sabiendo realmente que voy a extrañar servir en esta capacidad, ya que es el mejor trabajo en la política moderna".

En agosto de 2011, Perry se encontraba firme como gobernador cuando anunció sus intenciones de postularse como pre candidato republicano a la presidencia.

Su postulación atrajo una rápida atención y logró recaudar millones de dólares, pero pronto una serie de errores provocaron que se desplomara en las encuestas de forma que anunció su retiro de la competencia antes de la primaria republicana de Carolina del Sur.

De acuerdo con analistas políticos, Perry tendrá ahora más tiempo para prepararse, si se decide a buscar de nuevo la postulación republicana a la Casa Blanca como muchos esperan, y aunque tendría un camino difícil, no le sería imposible obtener la nominación.