Advierte Padura que Cuba ha tenido desgaste moral en últimos años

Al participar en un encuentro con seguidores y asistentes a la XVI edición de la Semana Negra de Gijón, norte de España, el escritor cubano Leonardo Padura aseguró hoy que Cuba, acusa "un desgaste moral en los últimos años".

Presentado por el mexicano, ex director de este festival literario, Paco Ignacio Tabo II, el nacionalizado español sostuvo que "sí es cierto que en la isla hubo un desgaste moral últimamente, yo lo percibo y es algo que con el paso del tiempo se nota".

En la Carpa del Encuentro, en la explanada en la que se lleva al cabo este evento, el autor avisó que conforme a la situación de crisis financiera que vive España, en este país sucederá algo "similar" porque eso "afecta" en las "relaciones y en el día a día" ya que las personas "llegan hasta ese punto, hasta ese desgaste moral".

Además, Padura lamentó que aunque siga habiendo "mucha" novela negra, mientras en Cuba existe "muy poca".

"No me explico la razón, pero hay muy pocos autores que tratan este género allí, posiblemente sea un tema de prejuicios tanto en los escritores de mi generación como en la posterior, pero apenas existe novela negra en la isla", reconoció.

Ante esta situación agregó que algunos como Pedro Juan Gutiérrez "escriben novela negra sin querer escribirla" y que otros escribieron del tráfico de influencias, del exilio, la corrupción, pero que ésto es "complicado en la literatura cubana".

"Encontramos muchos cuentos de violencia sexual, sadomasoquismo, violencia excesiva. Yo quería erotismo pero había mucha sangre, mierda, golpes y no sé yo si esa es la realidad de Cuba, no puedo asegurarlo", abundó.

Con estas afirmaciones, Padura afirmó que el género tiene que "revolucionarse".

"Hay que renovarse, nosotros mismos debemos hacerlo. Yo fui el primer escritor que ganó el Premio Nacional de Novela, ganamos la batalla, pero debemos revolucionar el género para continuar llegando al público", espetó.

Por último, el cubano-español comentó que él siempre tuvo el "propósito de que era posible escribir sobre novela policial, aunque fuera un tono estético".

"Este género es el que acerca al lector, le convence, porque escribimos para que nos lean, no sólo para jugar con las palabras o la estructura, tratamos de comunicar algo, algo de una sociedad, un estado de ánimo", concluyó.