México, hermano mayor de Latinoamérica en apoyo al arte: Aulestia

Para la exbailarina y excoordinadora de Danza del INBA, Patricia Aulestia, México es "tierra de artistas", de ahí que el arte sea la posibilidad de que este país mejore su calidad de vida y forme a mejores seres humanos.

Homenajeada durante el Festival Internacional de Danza Ibérica Contemporánea en México, la ecuatoriana radicada aquí desde hace más de 40 años subrayó que este país es el hermano mayor de Latinoamérica en cuestión de apoyo al arte.

Con 70 años de vida, Patricia Aulestia ve al arte y a la danza como la solución para problemas de salud como la obesidad y como una forma de impulsar el desarrollo de las personas con discapacidad.

Entrevistada tras su homenaje, aseguró que México es tierra de artistas, sobre todo en cuestión de danza, lo que hace que los mexicanos ganen terreno a nivel internacional. Contrario a los señalamientos de que hay pocos recursos oficiales para el impulso al arte, Aulestia afirma que "México ha sido el hermano mayor de Latinoamérica, desde Vasconcelos a la fecha".

"El gobierno ha dado un auspicio a las artes que es único en el mundo, lo que pasa es que sí somos millones de mexicanos y es un pueblo de artistas, somos muchísimos los artistas y no hay presupuesto que pueda cubrir esas necesidades", explicó.

Para la exbailarina, la danza es sublime y sirve a la sociedad en muchos aspectos, al educar desde el arte y al ser una opción para atender diversos temas de desarrollo social. "México es un país con más de 10 millones de personas con discapacidad, necesitamos formar maestros para que podamos aliviar no solamente con los ejercicios fríos, sino con el sentimiento y la expresión de la danza", agregó.

Patricia Aulestia destacó la calidad de los maestros, los institutos y las academias de danza en el país, que ganan reconocimiento a nivel nacional, desde el Conservatorio Real de Madrid, hasta el Concurso Internacional de Nueva York.

De estas académicas nacionales, agregó, salen las futuras estrellas de los próximos 20 años de alta calidad, que se sumarán a los bailarines "que ya estamos exportando".

Sin embargo, aún se tienen retos, como lograr el seguro social para los bailarines y extender el reconocimiento a las escuelas de danza de primer nivel que se tienen en México. Incluso, se avanza en el proceso de enseñanza-aprendizaje, por lo que se impulsan proyectos con la Confederación Interamericana Mundial de Profesionales de la Danza, para hacer concursos no competitivos.

"Descubrimos a maestros, coreógrafos, los retroalimentamos y estamos en los municipios encontrando verdaderos talentos. Este proceso comenzó hace 28 años en Argentina porque no tenían presupuesto, es un trabajo de autofinanciamiento", añade.

Con el Consejo de Fomento y Desarrollo Cultural del Distrito Federal, trabaja también en impulsar el arte para complementar la asesoría nutricional, para evitar la obesidad y el sobrepeso en los niños.

"A través del arte, la música, el canto, la danza, las artes plásticas e invitar a la familia a que se cambien los menús para evitar estos niños con colesterol y triglicéridos a los 11 años, es un problema horrible", consideró.

La danza, subrayó, es un don, un patrimonio de la humanidad y "quienes danzamos tenemos la obligación de ser mejores seres humanos, porque al traspasar nuestro conocimiento para tener una mejor calidad de vida", aseguró.