Solicitan sanciones contra comerciantes abusivos en Venezuela

A los comerciantes sin escrúpulos que especulan con el hambre del pueblo debe aplicárseles todo el peso de la ley, ya que solo son delincuentes, solicitó la Asociación Civil en Defensa del Derecho a la Alimentación (ACDA).

"Los venezolanos estamos esperando que el presidente de la República, Nicolás Maduro, tome el toro por los cuernos y mande a la cárcel a todo aquel que se dedique al "bachaqueo" (reventa con sobreprecio)", precisó el presidente de la organización, Rigoberto Mota.

En diálogo con Notimex, destacó que la situación económica en Venezuela por la carestía y la falta de productos de primera necesidad ha convertido a muchos de sus habitantes en una pléyade de egoístas sin escrúpulos interesados solo en su bienestar personal.

Resaltó que los vendedores informales, ahora llamados "bachaqueros", exhiben en la calle todos estos productos básicos, que no se consiguen ni siquiera en los mercados del gobierno, sin rubor alguno y ante la mirada indiferente de los órganos militares y policiales.

"Extrañamente el gobierno no sanciona a estas personas, ni le decomisa la mercancía, por lo que tal práctica delictiva se ha multiplicado y ahora los "bachaqueros" los encuentra usted por todas las calles de Caracas especulando, o mejor dicho robando, a diestra y siniestra", afirmó.

Mota dejó entrever que la falta de acciones por parte de los organismos policiales para detener esta avasallante especulación con la comida de los venezolanos pudiera estar vinculada con el pago de "vacuna" (sobornos) por parte de quienes ejercen esta ilícita actividad.

Como ejemplo, señaló que un kilogramo de arroz regulado, que tiene un precio de 30 bolívares es vendido en 300, una bolsa de leche, cuyo precio normal es de 40 bolívares la venden en mil bolívares y la pasta, pese a estar regulada en 40 bolívares es ofrecida en 500.

Enfatizó que a los "bachaqueros" poco les importan las carencias o necesidades de las personas que requieren de estos alimentos para su subsistencia, por lo que -reiteró- deben ser castigados severamente.