Asambleístas piden investigar actuación de abogados en caso Cadillac

Diputados locales perredistas pidieron al procurador capitalino Fernando Ríos Garza que investigue la actuación de los abogados que defienden a los dueños del centro nocturno Cadillac, de donde fueron rescatadas 46 mujeres que podrían haber sido objeto de abusos y presiones.

Los asambleístas consideraron que se debe investigar a Ricardo Martínez Chávez, quien encabeza al grupo de defensores, pues supuestamente presionó a las bailarinas para que retiraran sus denuncias contra los propietarios y administradores del lugar.

Al parecer les advirtieron que de no actuar conforme a sus exigencias, esas trabajadoras serían "boletinadas" en todo el país para que no pudieran encontrar empleo.

Estela Damián, Efraín Morales y Daniel Ordóñez pidieron esclarecer si las bailarinas que acudieron a la Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal (CDHDF) a presentar una queja por abusos durante el operativo realizados en el Cadillac, lo hizo por iniciativa propia o por amenazas de los litigantes.

Los legisladores del Partido de la Revolución Democrática (PRD) puntualizaron que si bien la Constitución establece que todo inculpado tiene derecho a una defensa, es necesario determinar si la actuación de los abogados ha estado apegado a Derecho, o incurrieron en algún acto ilícito en la defensa de sus clientes.

Acompañados del diputado federal Carlos Augusto Morales, los integrantes de la Asamblea Legislativa del Distrito Federal (ALDF) insistieron en indagar si los defensores hacen un uso adecuado de la cédula profesional.

También se debe investigar si cometieron actos ilícitos mediante el soborno a autoridades o a través de violencia física o sicológica hacia las víctimas, con el objetivo de que retiren sus denuncias o cambien su versión de lo declarado ante el Ministerio Público.

Recordaron que diversas organizaciones que defienden a víctimas de trata de personas han informado que existe una red delincuencial en torno a este fenómeno, que ha hecho un negocio de la defensa de los inculpados por ese delito para lograr a cualquier precio la libertad de sus clientes.