Slovenian National Drama Ljubljana cautiva en el FIC con "Fausto"

La obra basada en la clásica leyenda medieval del Dr. Faustus, tragedia dos partes de Johann Wolfgang von Goethe (1749-1832), fue presentada por el Slovenian National Drama Ljubljana, bajo la dirección de Tomaz Pandur, en el Festival Internacional Cervantino (FIC), donde cautivó a los asistentes.

La compañía de Eslovenia ofreció con "Fausto" un magno espectáculo escénico, que en gran medida se debió a la actuación de los actores en los roles principales de Fausto (Igor Samobor) y Margarita (Polona Juh).

Otro elemento que se integró a la puesta en escena y que le dio vida a la obra fue la colocación de agua en el entarimado en que los actores caminaron y que en ocasiones salpicaba al público.

El apoyo de la escenografía fue vital pues dos muros de madera se movían para cambiar las acciones de la historia, pero además en esos muros se proyectaban números, palabras y líneas que el propio "Fausto" hacía y que se borraban con el agua. Una historia que aborda temas como la guerra, el conflicto, el poder, la muerte y en la que Fausto vende su alma al diablo.

Vestidos de negro y con largas gabardinas del mismo color, los personajes transitaban por el escenario, en algunas escenas se escuchaba música contemporánea para dar mayor energía a los diálogos.

Aunque se basa en la leyenda medieval de un hombre que vendió su alma al diablo, de hecho trata sobre el sentido de alienación del ser humano moderno y su necesidad de llegar a un acuerdo consigo mismo y con el mundo en que se vive.

Se plasmó la vida de Fausto y sus confrontaciones con Mefistófeles que son fórmulas de pensamiento, una fenomenología de las especies humanas, que Goethe está convencido de que la batalla entre el bien y el mal es lo que empuja a la humanidad hacia adelante.

El hombre que vendió su alma al diablo en pos del placer y el conocimiento absoluto, se convirtió en el montaje de Pandur en un acto de alquimia en el que: todo lo que entra en el espacio escénico se transforma, y de este modo construye su propio lenguaje, su propia verdad, su propia poesía-.

Tomaz Pandur, vive y trabajaba en Nueva York, Berlín y Madrid, donde fue condecorado con la Orden de Isabel La Católica por el rey de España en 2011. Sus obras han viajado por muchos países de Colombia, México, Argentina y Venezuela a Corea, Rusia, Francia, Austria, Alemania, Italia y Dinamarca.

Es cofundador y director artístico de la organización de Teatro internacional Pandur Theaters y ha dirigido obras como Fausto, Hamlet, La divina comedia, Medea y Richard III, entre otras.